La pandemia no derrumba símbolos solo insinua bajarlos del pedestal

Sebastián de Belalcázar y su presencia en estatua pedestre en un alto de Popayán y derribada por indígenas de la etnia Misak en acto aplaudido por estudiantes, principalmente del occidente colombiano, y censurado por el Mincultura.