Zigoneshi, el otro viaje

A finales de febrero de 2016, pocos meses antes del año franco-colombiano previsto para el 2017 por el Presidente SANTOS y el Presidente HOLLANDE, un pequeño barco blanco de 6,50 metros va a salir de las costas bretonas (Francia) para ganar las costas colombianas. En su vela mayor, una palabra en el idioma de los indios kogis, ZIGONESCHI, “Yo te doy, tú me das, entremos en el intercambio”.

Acontecimiento histórico y simbólico en un momento en que, frente a los grandes problemas de nuestra época, la humanidad está buscando nuevos caminos de paz, de solidaridad y de fraternidad.

Casi 500 años tras la llegada de los conquistadores a Santa Marta, en las costas colombianas, un pequeño barco blanco vuelve a hacer el viaje a las Américas pero ya no en un espíritu de conquista sino para dialogar.

El pequeño velero (de 6,50 metros de largo) ZIGONESHI WICHARD, dirigido por Olivier Jehl, salió el 15 de septiembre de las costas de Bretaña y debe llegar a las costas colombianas, al pie de la Sierra Nevada de Santa Marta en febrero de 2016. En su vela mayor aparecen estas palabras : Zigoneshi, el otro viaje.

 

El otro viaje: Después de la conquista, ese otro viaje quiere abrir un tiempo de diálogos y de encuentros, con objeto de imaginar juntos cómo afrontar los grandes problemas de nuestra época.

O cómo, tras la COP 21 y las esperanzas que suscitó, poder proseguir el diálogo « Zigoneshi » empezado en Francia en octubre de 2015 y profundizarlo para favorecer la emergencia de una nueva alianza entre naturaleza y modernidad.

voilier-1

Con motivo de ese viaje, se entregarán a los representantes espirituales de la comunidad kogi unos objetos de oro, de la coleccionista belga Dora Janssen, entre ellas una corona, varios platos y joyas. El oro, símbolo de potencia y de riqueza, recobrará una dimensión espiritual, dimensión necesaria para pensar las cosas de manera justa.

Este tesoro de los kogi, llevado por los conquistadores, vuelve a los Kogi 500 años después y regresa por donde se fue: por el mar a bordo de una pequeña embarcación», manifiesta el presidente de la asociación, Eric Julien. Los mamos de esa comunidad indígena tendrán la custodia de esos objetos de gran valor espiritual y simbólico

No somos kogis, franceses, suizos o colombianos, no; somos seres humanos, seres vivos, enfrentados con la misma necesidad de hablarnos, de intercambiar para inventar, juntos, un pensamiento y un camino para proteger la tierra. Para eso, debemos reinventar un pensamiento más justo, más vinculado con la naturaleza.
Miguel Dingula, Mama Kogi

Este « otro viaje » está organizado por iniciativa de la asociación (ONG) franco-colombiana Tchendukua Ici et Ailleurs que trabaja desde hace casi 20 años con los indígenas kogis. ¿Sus objetivos? Ayudarles a comprar sus tierras ancestrales, acompañarlos en la preservación de su cultura e intentar abrir un diálogo entre dos mundos completamente opuestos en apariencia pero que tendrían mucho que decirse. Hasta el día de hoy, 1500 hectáreas fueron restituidas a los indígenas.

Nos gustaría que ustedes pudieran asociarse a este evento. Para cualquier pregunta, gracias por tomar contacto por medio de este e-mail: eymeric.bl@tchendukua.com o contactarnos por teléfono a este número: +33.6.58.02.60.24

EN LA ALIANZA FRANCESA

El 25 de febrero a las 7:00 p.m. La Fundación Tchendukua y la Alianza Francesa de Santa Marta, ofrecen un coctel al que asistirá el Embajador de Francia en Colombia y personalidades regionales con motivo de la llegada del velero con su carga de vuelta y el presente para  los representantes indígenas Kogi.

Actividades: 
Sensibilización El programa de asociación en Francia, Europa y Canadá la sensibilización y formación de los desafíos del desarrollo sostenible (conferencias, seminarios, talleres). Las intervenciones se llevan a cabo en las escuelas o en eventos específicos para el público en general (conferencias, festivales, etc.). Es en este espíritu que implementó la Escuela de la Naturaleza y el Conocimiento , en lugar de la formación sistémica principios operativos basados ​​en gran parte de las raíces corporativos (Drôme).
Servicios: 
Un programa humanitario Condiciones de supervivencia que las sociedades modernas requieren las últimas «raíces» de las sociedades (indígenas), más allá del drama que causan, generan una pérdida irreversible de los conocimientos ancestrales. El proceso de restitución de tierras, implementado en beneficio de las comunidades en peligro, y en especial de los indios Kogi, restaura su territorio, siempre en apoyo de su cultura e inventar un futuro propio. Protección de la biodiversidad Se desarrolla con las poblaciones de base los enfoques de conservación y restauración de la biodiversidad que se basan en milenios-know-how. Estos procesos ligeros, realizados en co-construcción con las poblaciones locales permiten la recuperación de áreas degradadas, especialmente tropicales, la conservación de la agro-forestal y utilizar el conocimiento de estas comunidades.
Misión:
En abril de 1999, con el apoyo de Pierre RICHARD, actor y productor, un primer documental de 52 minutos fue producido (Francia Películas / MG Producciones 3 / Fidéline – Dirigida por Gilles Combet) premio en Festival Internacional de Cine documental Autrans – Montaña y Aventura. A través de la historia de Eric Julien, este documental descubriremos los Kogi y seguir la recuperación de la tierra cruda devuelto por el Tchendukua Asociación. desde noviembre de 2000, Pierre RICHARD se convirtió en Presidente Honorario de la Asociación tiene … una manera de darse cuenta de su pasión por el pueblo.

En Colombia
Fundación Tchendukua Aquí y Allá
chendukua@gmail.com
Celular 315 / 650 57 48

BoletinLink
Ver ampliado BOLETÍN DE PRENSA (En español)

Relativo

La ley de origen

El Tiempo

Solicitud colombiana de repatriación

Investigación de La Radio Nacional de Colombia