Tiempo de cine francés 1ª sesión «LES LENDEMAINS»

Está sucediendo en la ciudad, mientras transcurre el 13 Festival de Cine Francés en Colombia, en Santa Marta también pero con una característica que lo hace único y es la programación temática acompañada de un Cine Foro que realiza Francesco Gesualdi y que se presenta en el Claustro San Juan Nepomuceno. Comenzó este 8 de octubre y se realizará durante dos semanas los miercoles 8 y 15, los jueves 9 y 16 y los viernes 10 y 17 de octubre.

Acá: Francesco nos cuenta sobre la temática y acá sobre el sentido de un Cine Foro

Al finalizar la proyección se reparte el comentario de Francesco sobre la misma y es la base de lo que sucede en el foro y no es otra cosa sino la confrontación de las distintas visiones e impresiones, tantas como asistentes al evento.

Esto lo publicaremos después de cada sesión del Festival con el objeto de permitir a los asistentes la libertad de interpretación antes de la proyección. El jueves en la noche publicaremos el comentario correspondiente a «El salario del miedo» la proyección de este jueves 9.

La primera exhibida este 8 de octubre es LES LENDEMAINS, película del 2013 y con duración de 111 minutos y dirigida por BENEDICTE PAGNOT, con la actuación de Pauline Parigot, y Pauline Acquart

Relativo

Filmografía de Benedicte Pagnot

Comentario de Francesco Gesualdi

LES LENDEMAINS

FRANCIA – 2013 – 111’

DIRECTOR:

BENEDICTE PAGNOT

INTERPRETES :

PAULINE PARIGOT,

PAULINE ACQUART

Conseguido su diploma de BAC, (El equivalente de nuestro bachillerato), Audrey decide partir a estudiar en Rennes (una ciudad relativamente grande según su concepto ya que ella siempre ha vivido una pequeña provincia Francesa del campo). Atrás deja prácticamente todo, corta el condón umbilical dejando su amiga del corazón que no supo superar el examen, su noviecito, una existencia tranquilla protegida por la cómoda vida en familia, donde todo es eternamente igual a sí mismo, una madre que acepta un mundo que es injusto pero que no se puede cambiar, “Siempre ha estado así”, el papa con su trabajo aparentemente seguro, en fin, una vida ya programada, sin altibajos, tendencialmente aburridísima.

Audrey se va, dirección facultad de Psicología. Poco a poco su vida cambia como es natural que deba ser, pero no como se esperaría que debiera hacer una juiciosa muchacha de provincia con toda la vida familiar y profesional ya programada por delante. Las personas que conoce no aceptan así pasivamente la realidad que los rodea, también su antiguo mundo de repente empieza a cambiar abruptamente, sus antiguas certezas se derrumban como también las del viejo mundo dejado atrás; el padre pierde el trabajo de repente, y la mejor amiga ha quedado embarazada y pierde el apoyo de la familia que la echa de la casa. Inevitablemente, por la sensible e inteligente Audrey, interrogándose y sintiendo que el mecanismo aparentemente perfecto está roto, dañado por la hipocresía la mentira la explotación, el camino es osar, romper esquemas, buscar. Es así que Audrey se vuelve una de las que los bienpensantes llaman una “Radical”, entra a hacer parte de un grupo de squatters y va a vivir en una casa ocupada. Pero una vez tomado el camino de la contestación total, las respuestas son siempre más difíciles y las preguntas siguen aumentando. El camino de la vida está simplemente empezando……

Dedicamos este año el Festival de Cine Francés a una mirada atenta y variada sobre las dificultades, luchas e inquietudes del mundo juvenil. Empezamos el ciclo con esta película que nos deja ya con el amargo en la boca, no es fácil ser jóvenes en nuestros tiempos, tal vez aparentemente esos muchachos Franceses tienen una vida más fácil por lo menos desde el punto de vista material que un joven de clase media Colombiano, una especie en vía de extinción y presente casi exclusivamente solamente en las ciudades en nuestro país. Realmente estos muchachos pudieran pertenecer a cualquier país occidental especialmente Europeo, aun si tengo la sospecha que finalmente no hay mucha diferencia entre un joven de Paris y uno de Bogota, a parte seguramente un lugar culturalmente, escolásticamente más justo y comprensivo y tal vez mejor estructurado, pero lo que todos tienen en común es seguramente el malestar existencial, y esto es el tema de la película, lo que Audrey no logra encontrar es un lugar que le pertenezca, un ideal, un sentido. Estos jóvenes, parecen congelados en sus emociones, esta muchacha trata de gritar, de luchar de sublevarse, pero estos squatters, al contrario de los de otras épocas y latitudes vienen retratando su malestar profundo en una forma totalmente catatónica aplastados por la constatación de una realidad que no les pertenece, en su casa, en sus vestidos, en sus discursos todo es gris, todo parece muerto pero es de esta forma que obviamente están expresando su desorientación su incapacidad de entender y de hacerse asimilar en fáciles coreografías coloradas en un mundo que al contrario es gris como su gimnasia corporal como su expresividad lo manifiesta. Es así donde más se siente la fuerza expresiva de la directora, que con esta película firma su primera obra. Estos muchachos están totalmente desorientados frente al mundo que los rodea, Audrey poco a poco deja atrás su antigua realidad, la de los que prefieren aceptar en silencio y resignación. Su rebeldia quiere ser total, simplemente ella y sus compañeros no saben cómo hacerlo, el acto más radical termina siendo la áspera confrontación con los sindicalistas de al lado, que lejos de representar las luchas del glorioso pasado obrero revolucionario, se han vuelto también unos viejos trabajadores resignados cuya única ambición es llegar a la edad pensionable sin sobresaltos. La misma estructura de la película nos acompaña en el recorrido de maduración de la protagonista. La primera parte de la película es entonces la toma de conciencia de las desilusiones frente a los contrastes de la hipócrita realidad del campo, después poco a poco una espiral donde se encuentran todas las etapas de la liberación de Audrey, el amor, los estudios el desempleo, la falta de todo expediente narrativo utiliza al contrario la técnica de una actuación en economía de lenguaje, una recitación comprimida, desarrollada entre líneas pero evidentemente próxima a explotar en cualquier momento. El silencio de Audrey es un acto de acusación que se transmite a través la mirada dura e inquisitoria de sus ojos, la suya es una condena sin apelación al mundo de los adultos, el mañana será para todos un duro banco de prueba, la confusión es total, aun conociendo todo lo que está mal nadie, ni estos nuevos revolucionarios, sabe cuál puede ser el camino para cambiar, las mañanas son un monstruo que todos deberán enfrentar sin saber cómo y hacia donde los llevará.

Jueves 9 de octubre -6:30 p.m.- Claustro San Juan Nepomuceno

Jueves 9 de octubre – 6:30 p.m. Entrada Libre