Cómo preservar un ambiente milenario que vive de oleadas de turismo desde su «descubrimiento» en los años 50 por la carretera que abrió la invasión de visitantes -esos que buscan el mito creado sobre el ancanto de su entorno- hasta la época que atravezamos.

Un control de Planeación en papel, que ha permitido construcciones en la montañas y sigue la dinámica imperante; esarrolllos aislados inconexos.

El reconocimiento de un área de conservación en una reserva llamada Parque Dumbira ha generado más conflictos de los que pretendía resolver, y como en la ciudad, suministro de agua insuficiente en cobertura para sus habitantes.

Taganga PescaRecientemente Electricaribe realizó una importante inversión para sus redes eléctricas; y la cobertura de banda ancha es superior comparativamente a Santa Marta -con relación obvia al número de residentes- No tenemos cifras que lo confirmen, estas las tienen los proveedores del servicio.

Recorrer sus calles para sentir cómo el tiempo se ha detenido en el año en el que arribaron los conquistadores; y simultáneamente con el mayor número de residentes extranjeros donde se hablan todas las lenguas y como Torre de Babel contemporánea se siembran los sueños de conservacionistas y estudiosos de la antropología y demás ciencias sociales.

Estos no se han puesto de acuerdo ni se ve concenso sobre cómo regular el crecimiento exagerado debido a la alta demanda de lotes y lugares para construir palacios existenciales, donde su servicio de transporte regular contempla una tarifa para los morrales y otra para el pasajero,  el lugar donde las profecías del fin del mundo no se cumplirán porque sus moradores no las creen ni las propician, su cultura ha sido profanada, invadida y permeada pero su esencia permanece.

Los vigías de las faenas de pesca observan desde miradores en lo alto el cardúmen, y dirígen al ojo a los pescadores en su bahía, quienes se rotan las jornadas por familias o clanes de pescadores. Con esa óptica observan el mundo contemporáneo y su loca carrera de consumismo, la aprovechan para subsistir, así ha sido desde la conquista.

Sus visitantes no llegan con el ánimo de aprender sino como oleadas de turistas normales en el mejor de los casos que capturan su paisaje pero dejan la basura.  Ese es el dilema de un diminuto poblado del caribe colombiano .

Donde irónicamente, la arquitectura no ha podido definir un rumbo adecuado y respetuoso hacia el prometedor futuro que como destino turístico tiene.

MARARTE

Desde hace mas 5 años Román Matos, Gestor Cultural y Teatrero, creador de La casa del Patrimonio, centro de formación y gestión de proyectos que con las uñas y ayuda de voluntariuos,  realizan actividades de formación para la juventud y durante la Semana Santa despliegan un Festival de sueños llamado MAR-ARTE con competencias en rutinas y faenas de pesca, remo, tejido de redes y labores que involucran conocimientos ancestrales que se muestran durante el Jueves 6, viernes 7 y sábado 8 comenzando con un intreresante foro .

Durante esos días en una modesta tarima en la playa desfilarán una serie de artistas samarios y visitantes que también desde su alma creadora tienen su mensaje para el mundo:

Cuenteros, Mimos, Artistas de todos los estilos y músicos que muy seguramente se escuchan sólo en esas oportunidades.

Bienvenidos a esa Taganga Mágica, ese sueño de último destino de aventurereros modernos y esa misma que con su código secreto de comunicación ancestral permanece ajena a la evolución del mundo y ello es la respuesta de un pueblo milenario que se resiste a ser expulsado por la modernidad.

Versión 2013 se consolida y tiene excelente organización