Fotografía entre la nostalgia y la ligereza contemporánea

Nuestras publicaciones
En @agendasamaria tenemos un respeto especial por el mundo de la fotografía, por esa magia que produce el observar una imagen que nos conecta con un significado, a veces diferente a la aparente intención del autor, una especie de “deja vu” al relacionar la imagen mostrada con otra experiencia visual-fotografiada o no- por elementos del paisaje, por la sola estética de la composición y que nos transportan en tiempo o lugar como  en el caso del retrato tradicional en los comienzos de la fotografía con toda la carga del blanco y negro que se tiñe de sepia para hacer un viaje en el tiempo y develar el carácter de personas que ya no están en el mundo físico y no por ello dejan de existir y con mayor fuerza: La imagen tiene vida propia.

Accesorios

Fotografía Digital

La forma actual de perpetuar imágenes es sobre una superficie de sensores microscópicos CCD y ahora CMOS; no ya sobre una superficie sensible a la luz como la película tradicional de base orgánica gelatinosa en una cinta flexible de celuloide envasada en un cartucho, en la cual se registra la impresión de la luz sobre haluros de plata adheridos a ella.

Durante el proceso de revelado las zonas de valores claros se tornan negros y la plata no expuesta correspondiente a las zonas oscuras desaparece; su espacio es transparente en el negativo final y permite el paso de la luz en el proceso inverso del positivado sobre papel que reacciona químicamente en forma inversa a la película.

La película positiva “reversible” para lograr las diapositivas o transparencias, exige un complicado y exigente proceso de revelado de varios pasos y era casi de obligatorio revelado en laboratorios especiales.

La esencia

La verdadera condición técnica de un fotógrafo, consiste en conseguir mediante la combinación de tiempos de obturación y aberturas de objetivo -a manera de iris de visión- la exposición de la cantidad justa de intensidad de luz sobre una partícula de plata; actualmente sobre sensores CCD y CMOS, y se calcula con base en valores de iluminación conocidos como EV -un índice de exposición según el cual se obtiene una cantidad constante de fotones afectando la superficie sensible en una combinación de aberturas y velocidades de exposición.

Esta constante que debe llegar a la superficie sensible es medida exactamente por medio de fotómetros manuales o incorporados en las cámaras y de funcionamiento automático en las mismas.

La exposición

La gracia del asunto radica en asignar dentro de un rango tonal que va del negro absoluto hasta el blanco sin detalle el punto donde se desea el gris promedio (reflectancia del 18%) y que el resto de valores en la curva de exposición hacia arriba -los blancos- y hacia abajo -los negros- se acomoden al rango tonal dentro de los límites de tolerancia de una película a una sensibilidad dada, en los sensores digitales actuales se comporta de igual manera pero con un rango de cáptura mayor en los detalles de cada nivel de iluminación de aproximadamente 5 pasos y en las películas no superaba los 2 y se podía alterar variando los parámetros de revelado, forzando sus límites de contraste, independiente si es en color o en blanco en negro.

En actuales cámaras de captura digital el balance automático de valores EV o de compensación -generalmente con dos pasos  de sobrexposición y dos de subexposición- permite considerar en el momento de la toma la curva de exposición mostrada como histograma. El ajuste de la temperatura de color -antes leídos por complicados y costosos intrumentos y el uso de filtros para la película usada-hoy se hace con el ajuste de blancos.

El valor de ISO asignado por el fotógrafo permite determinar el rango según la intensidad de la iluminación disponible en la escena y el conocimiento sobre la calidad del sensor de su cámara si desea controlar y no permitir que el automatismo determine el valor promediado de la medición; varios patrones de medición se vienen suministrando en las cámaras y entenderlos es necesario para confiar en la modalidad que le garantice que obtendrá lo que desea traducir en fotografías.

Foto_Cuadrada

La cámara como herramienta que ofrece el control total sobre los efectos que se persiguen para la foto pensada, sigue siendo el medio utilizado en un lenguaje para decir algo, y es lo que distingue el trabajo de un fotógrafo de la imagen del satélite o del drone telediriguido.

Las películas de sensibilidad normal (ISO 100) capturan con mucha resolución de detalle lo registrado en condiciones de luz en una escena diurna con luz solar intensa; en la medida que el ambiente pierde intensidad lumínica se hace necesario prolongar los tiempos de exposición normales para detener un movimiento con velocidades de obturación ajustables a voluntad entre 1/30 de seg y 1/1000 de seg. en las primeras máquinas que llegaron en la época de oro del formato 35 mm

Con el avance de los desarrollos en la industria fotográfica se llegó a velocidades de obturación más áltas como 1/2000 o 1/4000 seg, se desarrollaron películas capaces de registrar en niveles bajos de luz -( De ellas queda la T-Max 400 de Kodak, pues la T-max 3200 se descontinuó)

En las cámaras profesionales hoy se opera con niveles de sensibilidad de 6400 y 12000, 25.000 ISO. Valores soñados para los pioneros del fotoperiodismo.  Hoy con resoluciones alrededor de los 20 Megapixeles; un lujo de posibilidades para la captura en condiciones de iluminación escasa y minimizando al máximo el ruido de condiciones extremas.

Además se incorporan tecnologías de precisión como automatismos de exposición de mayor fidelidad en la(s) zona(s) medida(s)

El autoenfoque y mecanismos de estabilización de imágenes, sincronización con luz de flash para velocidades de obturación elevadas, lógica difusa para definir patrones de foco, etc.

Lo básico

En general, resolver rápida y de forma automática, situaciones de compromiso a la hora de fotografiar objetos en movimiento o estáticos y lograr nitidez general de los planos en escena -adelante y atrás hacia el infinito-.

Pero es el fotógrafo quien todavía debe hacer la elección pensada para obtener el efecto buscado.  Lograrlo en fracciones de segundo como un mecanismo reflejo basado en determinada condición de iluminación del objeto, velocidad de su desplazamiento y demás consideraciones de composición para conseguir el encuadre perfecto que aísla y captura un instante en un plano bidimensional y conseguir una imagen irrepetible.

Lo actual

Lo anterior solo persigue ilustrar un poco sobre los conocimientos que un fotógrafo requiere para realizar su trabajo profesionalmente, y son temas de estudio en las asignaturas de fotografía que se ven en carreras como el diseño gráfico, la publicidad y el periodismo.

Con la llegada de los teléfonos inteligentes se incorporó en ellos de forma miniaturizada todo el fondo tecnológico necesario para conseguir tomas de igual resolución que la lograda con las mejores combinaciones de cámaras y películas en la época dorada de la fotografía; cuando el fotógrafo era una rara combinación de tecnólogo con artista y alquimista.

Este fotógrafo no se conforma con una solución de “moda” como la portabilidad y ligereza de hacer igual foto con un smartphone que con un equipo profesional. Si como marca la tendencia, el smartphone se impone en la documentación con imágenes -en una era visual- será para camuflar al reportero gráfico -por su seguridad- entre la nube de personas del común que también documentan la actualidad.

Es por ello que los avances de la fotografía en el desarrollo de las cámaras ahora ofrecen igual oportunidad para decidir cómo se hará la toma, pero con una capacidad de procesamiento que garantiza un flujo rápido de trabajo que comienza en la toma.

El gusto del fotógrafo

Cuál será su zona nítida y en general el efecto buscado para crear un mensaje visual de alto impacto y calidad estética acordes al lenguaje de imágenes que hoy se explora, no es más que lo que el fotógrafo ha visto en términos de contraste.

Se puede decir que se liberó el fotógrafo de procesos tediosos en la construcción de la imagen para que se concentre en la composición de su tema, la esencia del tratamiento de los valores tonales continua primando y ello requiere la comprensión de la naturaleza de la luz y la manera en la que se traduce en la imagen final.

EL FUTURO

Profundizar en los procesos posteriores a la captura de la imagen, como su tratamiento digital -revelado de RAW- y la forma de lograr permanencia en el tiempo como archivo testimonial, la película tenía una duración comprobada de unos 100 años; los formatos digitales y su almacenamiento cambia constantemente de soportes y lectores: amenaza con volverse una “babel de códigos binarios” indescifrable de pronto para generaciones futuras

Su exhibición en galerías exige materiales de impresión y enmarcación con la misma o mayor calidad, permanencia y consistencia de pigmentos utilizados en los finos papeles fotográficos de antaño.

El otro aspecto relevante en el manejo de archivos fotográficos tiene que ver con el medio para el que van destinados; una revista de alta calidad, un periódico o imágenes destinadas a la web y con niveles de compresión para su circulación como datos en redes y teléfonos, tabletas o monitores, grandes formatos para publicidad exterior, etc.

RELATIVO

Las anteriores consideraciones resumen el complejo y apasionante discurrir de la inventiva aplicada al desarrollo de una actividad que hoy es el centro de todas las narrativas, incluida las personales.

Sensores de imagen

Un hermoso ejemplo es la historia de la Cámara Olympus Pen en el fabuloso portal -referencia del conocimiento de la imagen en español- el Magazin DSRL

El George Eastman Museum, ahora online

New York Times

La fotografía ha muerto, viva la posfotografía

Comenta y comparte en redes: es el comienzo del diálogo.