PEPE LE MOKO
FRANCIA 1936 95’


Texto: Francesco Gesualdi
En la Casbah, la exterminada Medina de la ciudad de Alger, reina incontrastado e invencible el bandido PEPE LE MOKO, en el slang hablado en la calle Le Moko indica un hombre que viene de Toulon, y así se llamaba el libro original, de Henry La Bart, El Hombre de Toulon. En su reino nadie puede atreverse a cazarlo, ni la policía ni los esporádicos enemigos y rivales qué inevitablemente aparecen en un mundo tan violento. Pero la fuerza que mantiene seguro el jefe, es su natural carga de humana empatía hacia la humanidad que habita la ciudad antigua. Su fama de ser un hombre justo que no utiliza la fuerza bruta gratuitamente y el fascino que enamora toda mujer que se le atraviesa, no le impide sin embargo volverse un jefe despiadado contra los enemigos y especialmente contra quien osa traicionarlo. Así será, en una de las escenas mas tensa de la película, cuando Pierrot, el muchacho que Pepe amaba como un hijo muere a causa de un soplón que lo traiciona de la forma mas cobarde atrayéndolo en una trampa utilizando la mama de muchacho. Pierrot podrá escaparse aun si malherido y avisa Pepe de la traición, en una lenta dramática inevitable muerte quien debe pagar pagara de la forma más cruel, en un contraste magistral entre físico miedo acompañado en el fondo por una música estruendosa.

Pero en todo momento el espectador no puede que estar del lado de este bandido que lleva la muerte tatuada en su destino, la figura de Pepe no solamente consagra Jean Gabin como la estrella más luminosa del cine Francés (Del Frente Nacional) siempre hay que situar las obras en su contexto histórico, y el 1936 en Francia el gobierno socialista estaba sitiado por los numerosos enemigos de la libertad, la guerra de España estaba destrozando como en una prueba general el corazón de la Europa libertaria, Gabin de ahora en adelante interpretara una serie de Personajes inolvidables, gente del pueblo, trabajadores, proletarios, después de Pepe será el protagonista de “La Grand Ilusión” después “Quai des Brumes” y el trágico maquinista de trenes de “La Bete Humaine” y “Le Jour S’eleve”. Con directores inmortales como Rene Claire, Jean Renoir, Michael Carne.

Con esto quiero decir que Gabin es quien asume el carácter el alma del hombre francés de aquel momento histórico que después se rescatara en la Resistencia del Maquis. Pero esta película visionaria, tal vez la primera gran película que firma el comienzo del genero así como será conocida la Novela Negra Francesa (POLAR) creara un género que influenciara el propio cine negro americano, a caballo de dos épocas y dos géneros la película se construye entre el realismo poético de la novela negra con el héroe solitario y cazado y la que después de la guerra explotara el lo que será el neorealismo italiano. Pepe le Moko ha influenciado entonces una entera generación de cineastas, películas como Casablanca le deben toda la inspiración.

Inevitablemente un personaje tan trágico no puede sobrevivir, aquellos eran años donde la línea entre bien y mal era bastante vaga, pero seguramente un bandido solitario y anárquico no puede que morir como todo héroe en el pleno de sus fuerzas. Y ya que este es un personaje romántico no puede que deber su perdición a una mujer. Es la mujer inalcanzable dispuesta a dejar todo por el, que lo llevara a ser imprudente, a olvidar que solo en la Casbah su vida tenía posibilidades de resistir, pero Moko está cansado, la prisión que el mismo se ha creado es demasiado estrecha ahora y su vida sin el amor no vale la pena ser vivida….es asi, en la forma más clásica de la tragedia griega que termina la leyenda de Pepe Le Moko, que fue libre y murió joven como todos los héroes, buscando la única riqueza que vale la pena conseguir, el AMOR.