«Alcaldía adoptará  medidas  para  garantizar  la  movilidad de  los  usuarios  durante  el  paro  de  conductores  de  buses.
Adicionalmente   se  anunció  el cierre  de la  capacidad de  vinculación  al  parque   automotor  para  evitar  el  ingreso  de  nuevos  vehículos  a   la  ciudad. Pero el problema es recurrente y tiene más que ver con el modelo de negocio.»

Cansados estamos ya los samarios por el manejo de lo que debe ser un servicio de transporte público, que si no se equipara a los mejores del país, que al menos funcione de una manera óptima de acuerdo a la disponibilidad de parque automotor-rutas y usuarios.

Sabido es que hay un número considerable de busetas, o sea que no hay deficit de vehículos, tampoco de conductores y menos de pasajeros.

Lo que no existe es un servicio como tal y de ello es testigo cualquier samario. Los transportadores o sea las busetas  y  los responsables de su funcionamiento; conductores y ayudantes -en su gran mayoría, porque los hay muy decentes y con un manejo respetuoso- andan apostando carreras con los ayudantes colgados de la puerta peleando a pleno pulmón con otros buseteros -guindaos, sería el término coloquial- desgastando las máquinas en aceleradas y frenadas bruscas innecesarias- piropeando a las clientes y en un desorden generalizado acompañado del concierto de pitos más estúpido que se pueda imaginar; es de todo menos un servicio.

Estructuralmente no se entiende que el gobierno de «la ciudad que está cambiando» no sea capaz de detectar las anomalías en el servicio. La policía tampoco, su accionar no se ve, parece normal para todos este proceder absurdo. Si como usuario ha percibido lo mismo que los que habitualmente nos desplazamos, entonces nadie entiende la ausencia de controles policiales para evitar estas competencias ocasionadas según comentan los conductores por las frecuencias de los turnos y la repartición de los mismos.

Hay un conflicto entre conductores y propietarios, unas cartulinas,  cuotas diárias y quejas por el trabajo excesivo -horas de trabajo diarias vs. ganancia del conductor- y por ello el mal genio de los conductores que no han entendido que los usuarios son su fuente de ingresos y por ende la garantía de su subsistencia, no como gremio sino como colectivo con todos los derechos laborales, ganarse el estatus comienza por ganarse el respeto en las calles, pero esa no es la actitud.

Es un problema de funcionamiento de un negocio que debe conocer la manera de optimizar sus flujos de caja. Si la ecuación consiste en un determinado volumen de usuarios/dia por recorridos y capacidad de movilizarlos eficientemente y con seguridad, entonces deberían auditarse estas empresas y capacitarse a sus integrantes.

Hay normas que van desde la prohibición de tanquear con pasajeros, la revisión tecno-mecánica y eventualmente la revisón de los pases de los conductores para servicio público. Algo debe andar muy mal desde que el tráfico en las ciudades se ha vuelto una lucha diária para todo el que se desplace en un automotor.

El último boletín de la alcaldía da cuenta de este panorama que muestra en el fondo lo errado del manejo que se le ha dado al problema. De otra manera no hubiera explotado la situación al nivel que llegó.

En primer lugar no lo ven desde el punto de vista del usuario sino se recalcan las discusiones internas.  A esta hora con intervención del Ministerio del Transporte, del Trabajo y la encargada de la Secretaría de Tránsito tratan de poner de acuerdo los ánimos de unos y otros.

Ya vimos un incremento en las tarifas de taxis; ¿veremos un incremento en las tarifa de las busetas? Porque los dueños del material rodante se quejan de los costos del mantenimiento y la única solución que ven es un alza en las tarifas, pero lo que no ven son las consecuencias del maltrato que se da a con un manejo irresponsable por parte de conductores pendientes de llevarse todos los pasajeros, así no hay llantas, frenos o ajustes que aguanten. Conductores muy jóvenes que con frecuencia van acompañados de sus amistades y con un volumen excesivo en la música imponen un manejo además de imprudente, suicida. ¿están de fiesta o están trabajando?.

Es el caribe tropical cierto, pero nada justifica que las autoridades no vean la dimensión del problema y por ello está bien lejos en el horizonte de las espectativas que se racionalice lo actual: rutas, comportamiento de conductores, frecuencias de despacho y demás.

Tenía que hacer crísis para que se adopten medidas pero no se ve que exista claridad en el manejo de una situación que se venía gestando y a la que no se le puso la atención que requería.

Es inconcebible que los gremios, ninguno, se haya manifestado en la búsqueda de una solución al caos ocasionado por culpa de los mismos involucrados. Y para colmo la ciudadanía paga el pato, la movilidad se enreda más y con ella las pérdidas económicas afectan a todas las actividades, tampoco los gremios lo quieren cuantificar.

La ciudadanía debe exigir el restablecimiento del transporte y principalmente que el gobierno local y los transportadores arreglen sus diferencias en mesas de trabajo sin poner la ciudad patas arriba.

Señor Alcalde el diálogo hay que saberlo llevar y sabemos que la ciudad lo acompaña si demuestra su capacidad de manejo para imponer orden en una situación que lo amerita.

Informe de la Alcaldía a las 10:00 p.m.

La  Administración  intermedia  para  que  se  levante  el  paro  transportador

Alcaldía adoptará  medidas  para  garantizar  la  movilidad de  los  usuarios  durante  el  paro  de  conductores  de  buses

Adicionalmente   se  anunció  el cierre  de la  capacidad de  vinculación  al  parque   automotor  para  evitar  el  ingreso  de  nuevos  vehículos  a   la  ciudad.

Por  directrices  del  Alcalde  Carlos  Eduardo  Caicedo,  se  adoptarán  medidas  especiales  como  la  implementación  de  nuevas  rutas,  el  acompañamiento  policial   y  la  revisión  del ‘Pico  y  placa’  para  garantizar  la  movilidad  de  los  ciudadanos  durante  el  segundo  día  de  paro  liderado  por  los  conductores  del  servicio  de  transporte  público.

“No  se  llegó  a  ningún  acuerdo  porque  el   pliego  de  peticiones  se  ha  extendido,  por  lo  que  los  diálogos  se  reanudarán  este martes  a  las  8:00  de  la  mañana.  Las  medidas  se  tomarán  con  el  apoyo   de  la  Policía  para  garantizar  la  seguridad  de  conductores  que  van  a  sacar  sus  buses  y  prestar  el  servicio”,  informó   Viviana  Bermúdez,  directora  de  la  Unidad  de  Tránsito  y  Transporte….