En la ciudad se debe adoptar una solución definitiva para el suministro de agua potable ya que no carece de fuentes hídricas sino que depende de una sola y le llegó la hora de tener  alternativas y proyecciones en el abastecimiento.  Ello implica planeación y ejecución de un sistema de distribución de agua que exige una gestión de alta gerencia, voluntad política y cumplimiento de metas para hacer lo obvio: Ir a las fuentes cercanas que son abundantes, estudiar las factibilidades de cada una de las 7 posibles fuentes alternativas pero por sobre cualquier cosa una claridad del proceso que es lo que garantiza una concreción en realidades tangibles para tener en Santa Marta un servicio de calidad acorde a la proyección que mire la realidad del crecimiento en zonas turísticas y una modernización de redes en el sistema para todos los sectores.

Hay dos aspectos pendientes del estudio y son neurálgicos en la solución definitiva y tan evidentes que ya los conocemos en la ciudad:

1-faltantes en la planeación de redes para distribuición domiciliaria

2-Ante un mayor volumen de agua se presentarán mayores cantidades de aguas residuales y se debe pensar en la solución de ello.

La no asistencia del Alcalde deja un mal sabor y es uno de los problemas futuros para una solución que no admite interferencias políticas. (Ver informe de la W radio)


Ingeniero Juan Saldarriaga -UNIANDES-

Resultados del estudio de la Universidad de los Andes

En marzo se sabrá cual de las 7 alternativas se escogerá para captar el agua potable para Santa Marta

JuanSalda_Destacado«En lo relacionado con la Sierra Nevada de Santa Marta, un río se podría combinar con otro. * La Uniandes solicitó a la comunidad samaria unirse para trabajar mancomunadamente en la solución al problema.»

Siete son las alternativas factibles de solución, para los próximos 50 años del problema del agua potable que atraviesa la ciudad, de acuerdo con el informe presentado por un directivo de la Universidad de los Andes, entidad encargada del estudio de Nueva Fuente para el acueducto samario.

Así quedó planteado durante la disertación de Juan Saldarriaga Valderrama, representante de la Universidad de los Andes, en la reunión realizada en la sede de Corpamag, donde se dio a conocer los avances del proyecto del Nuevo Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado Sanitario, del cual hace parte el proyecto para determinar la nueva fuente de captación.

De acuerdo con lo manifestado por el funcionario, las nuevas alternativas están localizadas en los ríos Palomino, Don Diego, Buritaca, Guachaca, Mendihuaca, Piedras, en la vertiente norte y oriente de la Sierra Nevada. Igualmente los ríos Manzanares, la quebrada Tamacá, río Gaira, Toribio, Córdoba, desalinización y finalmente el río Magdalena.

“Se podría combinar un río con otro, en lo que se refiere a los afluentes de la Sierra Nevada de Santa Marta; también existe otra alternativa de un solo río, en este caso sería el río Magdalena y otra opción sería la posibilidad de mezclar uno de los ríos de la vertiente de la Sierra Nevada con la planta desalinizadora”, sostuvo el funcionario.

Saldarriaga Valderrama durante el desarrollo de  la rueda de prensa con los representantes de los medios de comunicación locales que asistieron al evento, dejó en claro que Santa Marta no tiene problema de fuentes de agua, los problemas que hoy existen obedecen a un déficit en la infraestructura para traer, potabilizar y distribuir el agua.

“Todas las alternativas que hoy hemos presentado como solución al problema del agua en Santa Marta, deben ser socializadas en foros con la comunidad samaria, porque cada una de ellas, implica un plan de ruta diferente. En algunos casos ligeramente diferente, en otros casos más diferentes”, explicó.

La toma de decisión

Según el directivo de la Universidad de los Andes, las opciones que se presentaron, cada una de ella con su nivel de detalle, tienen que ser estudiadas por los entes involucrados en la solución a la problemática del agua en Santa Marta, para que se den críticas, preguntas y decisiones sobre cuál de ellas se debe profundizar más.

Solicitó a la sociedad samaria trabajar de común acuerdo para solucionar el problema, porque ya se dio el primer paso, el cual se ha venido consolidando con los resultados de los estudios en sus diferentes etapas en que se está cumpliendo de acuerdo con el cronograma de trabajo establecido.

Agregó que en una parte del estudio, que debe terminar en marzo del 2015, se debe planear como va a ser la red de distribución de agua potable en el interior de la ciudad hacia el futuro, porque la población va a crecer a un ritmo bastante grande, no uniforme, porque habrá zonas de la ciudad densamente pobladas, particularmente las zonas turísticas.

“La red de producción se debe preparar para esta nueva circunstancia, pensando inteligentemente porque debe crecer pararlelamente al ritmo de crecimiento de la ciudad de Santa Marta”, precisó Juan Saldarriaga Valderrama, representante de la Universidad de los Andes.