Abre el número un texto cedido a la Revista MEMORIAS de Uninorte por la premio nobel de la paz 1992 Rigoberta Menchú, con un texto en relación al actual postconflicto.

El número 29 de MEMORIAS con editorial a cargo de Antonino Vidal, del Departamento de Historia y Ciencias Sociales de la Universidad del Norte…

Memorias, la paz y el posconflicto

Antonino Vidal Ortega

Resumen

Después de 50 años de guerra al fin se ve cerca el final del conflicto bélico de más largo aliento  en la historia de Iberoamérica. En el año 2011 en La Habana la guerrilla de las Farc y el Estado colombiano arrancaron las negociaciones de paz y tras un arduo trabajo por ambas partes, y ya concluyó el proceso de negociación. Creemos que se dio el primer paso de una labor compleja que demandará al pueblo colombiano y a sus autoridades grandes esfuerzos para concluir en la paz que Colombia merece. Las dificultades son muchas, los retos grandes y los enemigos numerosos.

RIGOBERTA MENCHÚ

La premio Nobel de Paz de 1992, Rigoberta Menchú Tum, estuvo en el Departamento del Atlántico, Colombia, y visitó varios municipios del Área Metropolitana de Barranquilla en donde habló de paz aprovechando la coyuntura del proceso de paz que vive Colombia. Aquí en el municipio de Puerto Colombia con niños de la etnia Mokaná. Fotografía cortesía de Moisés Carillo del Diario La Libertad.

ISSN Electrónico1794-8886
Este trabajo está licenciado bajo la licencia Creative Commons Attribution 3.0 .

Breve reseña de vida

La Premio Nobel de la Paz de 1992 Rigoberta Menchú Tum es una indígena maya k’iche’ nacida en Guatemala. Está casada y tiene un hijo. Su padre Vicente Menchú, -activista por el derecho de los indígenas a la tierra-, murió en la quema de la Embajada de España. Su madre Juana Tum, fue secuestrada y desaparecida; su hermano Víctor fue asesinado por el Ejército. Dos de sus hermanas fueron guerrilleras y se desmovilizaron.

Desde muy joven luchó en pro de la reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas y campesinos y la abolición del racismo. Por ello, fue perseguida y tuvo que ir al exilio. Fundó el Comité de Unidad Campesina y la Representación Unitaria de la Oposición Guatemalteca. A su regreso a Guatemala en 1988 fue detenida y posteriormente liberada.

Ha recibido el premio “Educación para la Paz” de la UNESCO, la “Legión de Honor” de Francia, el premio Príncipe de Asturias y más de 30 Doctorados Honoris Causa. Ha publicado: “Me llamo

Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia”, “La nieta de los Mayas”, “Li Mi’n, una niña de Chimel” y “El Vaso de Miel”. Participó en los Acuerdos de Paz en Guatemala entre la Unidad

Revolucionaria Nacional Guatemalteca y el Gobierno guatemalteco.

RELATIVO

“Memorias” Publicación de Uninorte para un Internet de fondo