Nereo López un emprendedor centenario y máximo exponente del Fotoperiodismo colombiano

¿Cómo se ve a Nereo?

Santiago Mutis Durán

A scenario to read Nereo López (photographer)

Escritor, crítico de arte, autor de diversos libros y director de las revistas: Desde el Jardín de Freud, Palimpsesto (Universidad Nacional de Colombia) y Conversaciones desde La Soledad (arte-ensayo-poesía-ciudad y política). Tutor de la Maestría de Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá (Colombia) (Ver)

Nereo López: retrato de un siglo 070

Más lecturas…

Semblanza de Alberto Salcedo Ramos

La imagen fotográfica de Nereo López –

Eduardo Márceles Daconte

Escenario para leer a Nereo López (fotógrafo)

Nereo López: El fotógrafo colombiano que no se quería enrrutinar

ArtsCollegium

Fotógrafo de Cartagena

Agenda Samaria
Realizador radial, inmerso en la cultura digital y apasionado fotógrafo. Entrevistas y contexto en Agenda Samaria; lo que en ellas se trata refleja particular interés en el desenvolvimiento de las actividades culturales en la ciudad y en la región caribe. Bienvenido!

2 comentarios

  1. ¡Excelente artículo! Muchas gracias por compartirlo. Realmente ponderar sobre el impacto de este mítico artista de la fotografía periodística, es muy actual. Nuestro mundo en constante cambiamento se relativiza delante de las sagas de creadores como Nereo López.
    Gracias Agenda Samaria, como siempre, acercándonos a la cultura.

  2. El Gran, con G mayúscula, fotógrafo de su tiempo, en su momento uno de los 10 grandes del fotoperiodismo mundial, quien solo era guiado por su conciencia, mostrando el mundo que desde su corazon veia; personaje muy humano, recto como el hilo de una plomada. Para el país lagarto su gran defecto fue la honestidad de su visión, por eso, a pesar de un merecido reconocimiento internacional, debido a la indiferencia por parte de la «intelligentsia intelectual» nacional, por ideológicamente no hacerle los mandados a nadie, para con eso estar » en la pomada» abandona el país en busca de nuevos horizontes, pero queda su obra, fresca, elocuente, que nos conduce a través del país real, el de todos los días, todos los dramas y alegrías, mostrando la realidad, pero negándose a caer en la pornomiseria, su obra es eterna, atemporal, siempre vigente. Donde te encuentres hoy, como fotógrafo solo tengo una cosa que decirte, para mi fue un enorme orgullo conocerte, como ser humano, un honor ser tu amigo.

Comenta y comparte en redes: es el comienzo del diálogo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: