Los ojos del mundo en Aracataca

Spread the love

La Casa Museo Gabriel García Márquez en Aracataca es una experiencia de comunicación en un Museo-Academia mantenido por La Universidad del Magdalena y debería ser uno de los pilares turísticos del departamento que por encima de las posibilidades económicas de sus recursos, tiene el actuar de seres excepcionales y claves en diferentes épocas de la historia colombiana; García Márquez, uno de ellos desde la literatura y el periodismo.

¿Qué tiene de especial Aracataca cuando se mira desde los ojos del mundo?

La respuesta está en la percepción de cada cual; el lunes 21 los medios del mundo pusieron sus lentes, micrófonos y atención en esta población que está en el corazon de Gabriel García Márquez y se convierte en la representación del mundo de los niños que narran sus vivencias familiares y experiencias de juventud, lugar común de la memoria universal, cuando todo es posible y Gabo se encargó de comprobarlo.

Javier Hincapié -Sociólogo-

Una visita a la casa Museo Gabriel García Márquez en Aracataca nos pone en frente de objetos cotidianos como mesitas de noche, lámparas, comedores, mecedoras, una práctica cama muy portatil para la época con una sólida base plegable y que la modernidad remplazó por tablas como soporte para el colchón, la loza de una familia numerosa para el rito de la unión familiar a la hora sagrada de la alimentación.  Son detalles de un Museo como capítulos de un libro vivo que recrea condiciones existenciales donde la vida familiar no tiene nada que envidiarle al confort mundano de los años 20, y tampoco al contemporáneo, sobre todo en la distribución de espacios que la arquitectura no permite ya; los fantasmas de hoy no caben en ningún lugar que no sea su metafísica existencia, tampoco tienen árboles cuyas sombras nos puedan asustar.

La colección de objetos dispuestos muestra la mano del fabricante, el gusto en la manufactura , la avanzada del comercio y que llegó  en vapores por el puerto de Santa Marta.

Un entorno que define la categoría de ese caribe que formó al escritor, quien con razón habla de una estirpe que se expande, con todo el tiempo para consolidarse y definirse.

En la casa los visitantes registran cada detalle que refleja el carácter de un estilo de vida con personalidad, una identidad única también como marca digital.

Una iglesia de una rara arquitectura, curvilínea y sensual en una plaza central donde Bolivar no es el centro, donde actualmente están los principales negocios, donde no hay una sola caneca para depositar la basura. -todos nos remitieron a las canecas de los negocios próximos-

Los visitantes que todavía no son muchos, aumentarán, llegarán en el tren amarillo, se desviarán para conocer la cuna del genio y respirar el ambiente que vivió donde todavía se ven los murciélagos. – En la Casa Museo son los encargados de poner el toque de incertidumbre en un concepto museográfico que los expertos del Mincultura encontraron como valor añadido en la labor de restauración del espacio-

La calle que lleva a la Casa Museo se ha llenado de nuevos negocios, que no reflejan la imaginación del creador de Macondo: Debería haber allí una librería y negocios afines como una réplica de La Cueva por ejemplo, en todo caso un ambiente literario pero bohemio.

Ya captó, comercializar un souvenir es una forma de generar ingresos, pero recrear la atmósfera macondiana, que invite al despertar del misterio que rodea la obra con todo su encanto y bohemia, suena más interesante y acorde con el espíritu del nobel…

Lo que hay son construcciones con materiales contemporáneos, vitrinas, estanterías que no tienen nada que ver con una población macondiana en el sentido pleno de la expresión.

MovilidadEso sí, reflejan una economía que no despega, se ve la ausencia total de criterio en el manejo de las políticas turísticas nacionales que parece no conocieran la fuerza de la comunicación, por ello es importante que planeación del municipio ponga creatividad en la normatividad respectiva -Gabo les dejó todas las instrucciones- y tratar de conservar «la casa de tabla» a la entrada de Aracataca, auténtico ejemplo desteñido del caribe y cuya imagen «vimos» pero no pudimos registrar, AFP, si lo hizo -el enlace está al final de esta nota en el informe de BBC Mundo-

No basta con una buena vía que pasa por Aracataca, avanzan las obras de ampliación, pero no para llevar turismo a la cuna Garciamarquiana y redención a sus habitantes, está para que circule un elevado número de mulas que por allí deben pasar como ruta clave que conecta el centro con el futuro, ese caribe rico en recursos y por lo mismo la convierten en un alto tráfico que se puede calificar de peligroso, no es aún la ruta para el disfrute, es la de la infraestructura de las visiones macroeconómicas.

Un lugar lejos de todo pero incrustado en la imaginación de los lectores de una obra que describe un mítico territorio donde el tiempo es circular y relativo -todas las vías de la región tienen no solo el olor de la guayaba- sino muchas frutas que hacen del viaje una aproximación al paraíso. hoy se ve allí una Colombia rural de pequeños cultivadores que hacen de la llegada al mar una experiencia de color dulce…

Entrar al Macondo actual es simplificar la existencia a lo básico, a lo trascendente; a ese encuentro con el hombre americano y su conexión con el entorno: Verde, ámplio, con horizonte despejado y aire respirable. Así cualquiera se inspira, como inspiró a sus paisanos Garcia Márquez para que la vida misma inspire, la renovación es posible si dialogamos con ella: Es la impronta de Gabo para la eternidad.

La visita samaria

La comitiva de periodistas samarios e invitados amablemente por la Gobernación del Magdalena, tuvimos que soportar un trancón bastante prolongado por dos accidentes protagonizados por este tráfico pesado de tractomulas, probablemte ocasionados por la carretera mojada lo que no disminuye la responsabilidad de conductores irresponsables, por lo menos las dos mulas que se rozaron frontalmente asi lo indica.  Lluvia esperada desde hacía más de 5 meses, se sabe que cuando sucede es con la furia exagerada que describe Gabo.

Daños de lluvias en Aracataca el 21 de abril: Foto Electricaribe

Al final Aracataca es igual a todas las poblaciones colombianas, incluída la felicidad de su gente -es caribeña- y como tal amable.

Tiene una extraña coloración en el atardecer que tiñe de sombras su aspecto tranquilo, que invita a la bohemia -que dificultad para conseguir dos cervezas, había ley seca por semana santa- y demasiado protocolo de seguridad.

Claro era un entierro simbólico con ceremonia religiosa y despedida al maestro que registraron todos los medios, así como el discurso oficial a cargo de Fidel Vargas, el encargado de la cultura en la esfera del departamento.

Rindieron un homenaje simultáneo al de México, sencillo y significativo y en Santa Marta la jornada será el miércoles 23 en el Banco de la República desde las 9:00 a.m con la lectura en voz alta de «El Coronel no tiene quien le escriba» por parte de estudiantes , docentes e intelectuales mientras el pintor Ángel Almendras ralizará una obra alusiva.

Una visita en otras fechas permite acercarse al abandono de un pueblo que no se siente abandonado, simplemente ve una Colombia distante, así como el mundo ve al imposible Macondo, y cada vez más se parece a todos los pueblos donde hay una identidad, otra cosa es la miopía de las políticas culturales en todo el territorio.

Así se comienza a sentir familiar el lugar para cualquier visitante y sí; Macondo es igual al resto de Colombia, ese país que no conoce la grandeza de la singularidad de sus regiones.

Aracataca, destino turístico con el testimonio de vida del colombiano más universal  en el campo de las letras y el pensamiento.

La fecha de celebración es un reencuentro entre el mito y la realidad que lo formó y todos se sienten parte de la historia. Allí hay una diferencia con el resto del país que no tiene un mito tan grande del que agarrarse para definir su identidad.

Para los Cataqueros Gabito es uno más, todos viven la realidad como él la vivió y simplemente se divierten reconociendo su historia que permite que el mundo se les parezca. Un lugar con literatura propia, oral y viva, tal vez por ello el uniforme de los colegiales es portado con la elegancia propia de los personajes novelados por Gabo, con su estética y orgullo propios. Clinton Ramirez, escritor cienaguero apuntó hacia una Remedios la bella contemporánea que se nos cruzó en el campo visual.

El ritmo denso del calor que paraliza es caribe sin afanes.  Mientras, se decanta el fenómeno existencial de Garcia Márqez, se forma lentamente una generación de nuevos ciudadanos que tienen el patrimonio del conocimiento como único valor; y ese se encargará de traerles -ojalá- no dentro de otros 100 años las condiciones y derechos que Gabo reclamó en su discurso del Nobel en 1982.

La Universidad del Magdalena, que administra la sede del Museo llevó sus directivas de extensión cultural y presentaron una ofrenda floral y realizaron en la sede de la Casa Museo una sencilla ceremonia para atender a los visitantes.

Radio Francia Internacional entrevistó al coordinador de la Casa Museo Gabriel García Márquez,Daniel López.

Escuche a Daniel López, coordinador de la Casa Museo Gabriel García Márquez en Aracataca.

(01:06)

1 comentario

  1. Es un articulo que nos coloca entre un pasado irreverente, un presente poco halagador y un futuro incierto que nos determina a creer que para ser felices no hace falta un mito sino el deseo inmenso de serlo. Con esa impronta psicobiológica cuentan los cataqueros. Felicitaciones Juan José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.