Je suis «Jaguar»

La Alianza Francesa de Santa Marta: Je suis «Jaguar»

La Calle 12 tiene entre su grupo de exclusivos vecinos al complejo cultural del Banco de la República con su biblioteca y Museo del Oro Tairona Casa de la Aduana. Es el epicentro cultural que cualquier centro urbano pudiera desear.

El estilo de la Alianza

Representa la integración entre lo social de la modernidad; el territorio del mapa que se presenta al mundo como modelo de ciudad.

Y ahora de la profundidad del territorio, del Parque del Chibiriquete y de la montaña sabia de La Sierra Nevada de Santa Marta, específicamente de la cultura Kogi, nos llega el mensaje del Jaguar….

Herencia que seguramente nos dejará la Fundación «HERENCIA AMBIENTAL»
JaguarUniversitario

La imagen representa un testimonio, cual «sefie» contemporáneo pero solo sus protagonistas saben el por qué de posar en esa piedra en particular, pero es la prueba de la relación Kogi con la influencia de la Jaguaridad.

El origen del universo visible donde el jaguar representa al hijo del sol es la huella de mayor antiguedad conocida en territorio americano. El hombre jaguar, más allá del mito es una realidad comprobada que muestra a una élite de guerreros guardianes del espíritu felino  cuyos poderes se transfieren al iniciado y le confieren la misión de proteger el lugar escogido por las fuerzas creadoras para introducir la vida en el planeta en una morfología con una alineación solo posible en la línea ecuatorial.

El parque del Chibiriquete posee más de 600 mil dibujos rupestres, considerados el vestigio de poblamiento de mayor antiguedad en un centro geográfico con las huellas del mito de la creación.

Indagamos sobre si este conocimiento  motivó de alguna manera la ampliación del área del parque en el año 2014 y la respuesta del antropólogo permite inferir que se conoce la trascendencia de ello y que la influencia de Chibiriquete, la nueva ampliación de su zona protegida serán tema de impacto global y en La Sierra Nevada de Santa Marta los KOGI conocen esta relación y el cuidado de la especie, aunque no lo manifiesten, incluye este aspecto de su relación con el jaguar y naturalmente el papel que ocupa en la biodiversidad de la cual ellos son guardianes integrales.

Existen vestigios similares en toda américa y en el caribe colombiano hay cuatro zonas que muestran señales que de momento son conocidas por investigadores especializados.

Esto será el tema de la antropólogía y la arqueología que sumada a lo ambiental comenzará a ser indagado por investigadores y buscadores de la verdad.

Para el antropólogo Carlos Castaño Uribe el origen de nuestros conflictos está ligado al desconocimiento del tema así como se desconoce la existencia de indígenas en el amazonas que no han contactado a la civilización, pero que necesitan de la protección planetaria para evitar ser extinguidos, de la misma manera en la que que se está diezmando al jaguar y se han registrado 26 ejemplares muertos durante parte del 2014 y lo que va del 2015.

Las manchas del jaguar son el mapa que representa la creación  y sus patrones se repiten, así como en la imagen que ilustra esta invitación.

Lo académico y el trabajo

«Director Científico –  Carlos Castaño Uribe, PhD
Carlos Castaño-Uribe es antropólogo de la Universidad de Los Andes, Magister en Educación Ambiental y PhD en  Antropología Americana de la Universidad Complutense de Madrid. Se ha destacado por sus aportes a la política pública ambiental en Colombia y Latinoamérica, habiendo asumido la dirección del Sistema de Parques Nacionales Naturales por más de una década, la dirección del IDEAM, la dirección de la Secretaría de Medio Ambiente de Bogotá y el viceministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, entre otros.  Por sus proyectos e investigaciones en materia ecológica se le condecoró con la Medalla al Mérito Drago de Oro durante en el Congreso Mundial del Medio Ambiente (1989); el premio internacional Parks Merit de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y, en 1993, ganó el premio Fred M. Packard, uno de los galardones mundiales más importantes en materia de ecología.»

La Alianza en Santa Marta

En 2015 como pocas veces visto en años anteriores, el número de estudiantes de la lengua francesa no da a basto -todos quieren irse?- se ha convertido en una propuesta educativa complementaria de extrema utilidad.

De pronto es necesario ir a Francia para sumergirse en su cultura, pero lo que nos han mostrado es su ganas de hacer cultura, de poner en diálogo todas las culturas que como nichos se mueven en Santa Marta.

Hemos asistido a reuniones de literatos, de musicos y rumberos de todos los estilos y las fiestas que allí se hacen resultan mejor opción que la programación oficial de carnavales.

Sus películas y gastronomía y sobre todo las ganas de ser tan vitales como cualquier nativo.

Han creado una circulación de personas que son un público flotante alrededor de las noches culturales del centro histórico.

Arquitectónicamente el epicentro del urbanismo en la ciudad y sede actual de la única biblioteca pública que tiene la ciudad y al lado la propuesta académica de la antropólogía contemporánea como es el Museo del Oro Tairona.

Esta conferencia sobre «la jaguaridad» es la evidencia sobre el hecho de que el encuentro de mundos, sigue sucediendo en Santa Marta, como lo señala Gaitana en el comentario a esta publicación…