Texto de Francesco Gesualdi

OMBLINE
FRANCIA 2012 – 95’

DIRECTOR: STEPHANE CAZES INTÉRPRETE: MELANIE THIERRY

La Joven Ombline, nace y crece prácticamente sola, la mama se murio cuando ella es todavía muy pequeña y el papa está en prisión desde una vida, debe defenderse en un medio presumiblemente pobre y violento. En medio de una requisa policiaca en las casas populares donde vive, su amigo viene prácticamente echado desde un cuarto piso, ella, acostumbrada a defenderse con los únicos medios violentos que tiene a disposición, por la rabia de la injusticia a la cual asiste, clava un cuchillo en la pierna de un policía, y termina presa condenada a tres años de prisión. A este punto  la vida de Ombline a toda vista no tiene mucha esperanza de cambiar, es el destino de los desheredados, de los pobres, que obligados a una vida de expedientes son el enemigo a combatir solamente por ser pobres, el destino de todas las periferias del planeta.

Pero….siempre puede haber un hecho inesperado, una señal, una ocasión, una centella que puede alumbrar nuestra alma aun en los momentos más trágicos, y determinar así un cambio inesperado. La llama que iluminara y calentara la vida de Ombline será su hijo. Si, porque Ombline prácticamente apenas entrada en la cárcel descubre de estar embarazada, ahora, ya es una fuerte señal el hecho de donar la vida en un lugar de violencia y muerte, efectivamente la cárcel pocas veces absuelve a su función de reconstruir vidas, de enseñar un trabajo de construir una forma de socialización que tal vez  afuera nunca se ha habido la oportunidad de gozar. La ley en Francia es muy severa, los niños “nacidos presos”, pueden quedar con la mama solamente durante los primero 18 meses de vida, después el niño si es afortunado será cuidado por la familia de la detenida, en caso contrario, tendrá que ser insertado en una casa de acogida esperando que la mama biológica pueda convencer a un juez y a una comisión que a su salida puede ser apta para poderse ocupar de su propio hijo. Y este ya es algo muy controversial, como se puede quitar a un hijo de los brazos de su legitima madre? Solamente debería ser posible en algunos casos límites de violencia.

Ombline debe combatir  por conquistar la custodia de su hijo, su lucha deberá combatirla en varios frentes, de un lado contra ella misma, contra su propia rabia y resentimiento hacia un mundo que no le ha nunca regalado nada, pero por el amor de su pequeño Lucas, ella aprenderá a fortalecerse, a construir, a aprender y al mismo tiempo debe también defenderse de todas las trampas que un sitio como  es la cárcel hace aparecer a cada esquina.

En este doble binario se construye la película, la descubierta del amor en la magia de un niño que siente, que ama, que necesita, la fuerza de una madre, la fuerza de una mujer que regala la vida que escoge definitivamente el milagro del amor en este lugar tan obscuro potencialmente, un universo donde hasta las mujeres pueden matar en lugar de dar vida. A este propósito quiero destacar la interpretación de CORINNE MASIERO la detenida que provoca el suicidio de la otra compañera de celda, la Masi ero que me imagino es desconocida en Colombia, es una actriz de caracteres muy reconocida en Francia donde ha actuado en películas como “METAL Y HUESO” y también en series como “ENGRENAGES”. Por el resto prácticamente toda la película debe su logro a la gran actuación de Melanie Thierry, que nos regala una prueba cualitativa de recitación excelsa, prácticamente un monologo teatral ya que toda la película esta cargada sobre sus espaldas.

Con esta película continuamos nuestra exploración del estado mental del nuevo cine francés y especialmente de una mirada particular sobre un planeta tan imperscrutable como es la juventud, juventud Francesa en particular como es obvio, pero visión planetaria de inquietudes luchas derrotas.

El arte por definición se ocupa de las vanguardias, los casos limites, los territorios olvidados, finalmente son los seres más sensibles, los que aparentemente son los más vencidos, pero cuando la semilla de la no aceptación y del rechazo a unas condiciones de violencia y explotación que alguien ha escrito por nosotros, notoriamente un sistema estudiado para oprimir, termina por florecer, puede romper las paredes de cemento armado para imponer una visión de colores.

Quiero aquí también resaltar que esta película, Opera Prima de la directora Stephane Cazes ha ganado el premio a la mejor película en el “FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE ROMA”, un festival que después de Venecia es la reseña de cine mas importante en Italia. Además Melanie Thierry ha ganado merecidamente el premio a la mejor interpretación femenina.

A veces la película como decíamos corre el riesgo de caerse sobre el terreno de la emoción fácil, pero afortunadamente al final cuando los hilos del regreso en familia riesgan de caer en la lagrima fácil, se elude el peligro ya que la reinserción en realidad se empieza a construir desde la celda donde Ombline regresa después de haber dejado el niño de 18 meses, allí es donde la lucha se hace verdaderamente dura, tendrá que lidiar realísticamente con la violencia de las otras prisioneras, que al contrario del mito son tan violentas como lo son los hombres, tiene al contrario que construir su camino sin caerse en peleas que solo la perderían, finalmente Ombline decide tomar el camino mas difícil sin aceptar el juego del ojo por ojo…..decide resistir a toda provocación sin renegar tampoco su dignidad. Es así que finalmente puede ganar el boleto de salida con la custodia de su hijo.

Hay muchos peligros cuando se construye una película sobre el universo carcelario, el peligro es el de volverse una historia patética o de querer ver una sola verdad en un sentido o en el otro no importa. La fuerza dramatúrgica de Ombline está toda en su realismo, en haber sabido dosificar todos los ingredientes de las relaciones humanas que se forman al interior de un mundo tan cerrado, y de transformar en una mezcla alquímica todas las pasiones que se encuentran y se chocan en tal universo. Finalmente sin transformarse nunca en patética, la figura de Ombline puede ganar su batalla, porque la grande fuerza que encuentra en sí que será la fuerza que la hará triunfar en la vida, es simplemente el amor materno, este milagro que se renueva y que mantiene viva nuestra civilización es el amor, primero luchando por la libertad porque sin libertad no hay nada ni el amor, después la fuerza de una madre de quien regala el amor más grande sin pedir nunca nada a cambio, se puede rescatar su vida y ser ejemplo y fuerza por quienes están a su lado. Significativa es la escena final, primero cuando el niño reconoce de inmediato la MAMA, llamándola por esas silabas que mueven al mundo, el niño después pasa el libro que su mama siempre le leía, el diluvio ha terminado, la calma reina después de la tempestad, la vida puede finalmente empezar a ser reconstruida.

© Fotos PREMIERE CINEMA