Imagine estar en su casa cuando una densa nube  de humo que limita la visibilidad a menos de un metro invade su espacio, no puede respirar bien y comienza a sentir picazón en los ojos y vías respiratorias.  Sale y se aleja pero la nube va a mayor velocidad que usted e invade un ámplio sector de la ciudad; mas surrealista no puede ser la situación…

Esto se presentó en zonas próximas a la vía alterna donde el viento llevó el humo que resultó tóxico -se mencionaba amoníaco y resultó un pesticida-. El incendio se origina en una bodega cercana a FENOCO -instalaciones de los ferrocarriles- .Si usted si se encuentra lejos comienza a vivir el desespero a través de redes sociales y por twitter aparecen fotografías del incendio y de la humareda…

El caos se presenta por tratar de alejarse de la zona de influencia -Pescaíto, Los Almendros, Federación pero siendo los mas afectados San Jorge,  San Fernado y Nacho Vives.

Por la celebración de la Fiesta del Mar estaba prohibido el tráfico de motocicletas lo que ocasionó problemas con la policia ya que mucha gente en moto trataba de alejarse de la humareda.

Se necesitaban tapabocas y la radio denunció especulación con el precio de estos en las droguerías próximas. Súmele a esto el racionamiento del servicio de acueducto; mucha gente no pude humectarse, era lo mínimo que podía hacer.

Todo se articula en un rompecabezas de circunstancias adversas sobre la fragilidad de la situación samaria ante eventualidades imprevisibles.

Y si estás en esas y ves luces de un espectáculo pirotécnico del cumpleaños pensamos no genera nada bueno en el sentimiento popular.

La ciudadanía no sabe pero Bomberos, Defensa Civil, Policía tienen el control y están apoyados por bomberos de la Aeronáutica y de la Sociedad Portuaria. Como siempre sucede están actuando bien pero no existe una voz civil que oriente a la ciudad y precisamente es lo que asume la radio que todo el mundo enciende para saber a que atenerse.

Nos queda la duda de cuántos pacientes por hora pueden ser atendidos por cada hospital o centro de urgencias, pensamos es muy baja y no sabemos de procedimientos de emergencia para reforzar personal médico y paramédico, o para convocar ayuda en el caso de necesitar cantidad de donantes de sangre.

En la reciente tragedia ferroviaria de Santiago de Compostela el número de personal médico pudo evacuar en menos de dos horas a la mayoría de los heridos; y es ahí donde se ve la solidez de las políticas que por estos lados deben irse clarificando de una vez.

La cobertura de los medios locales es muy pobre y no ayuda mucho a poner claridad aunque registran la presencia en el lugar del director del DADMA, y gente del sistema de salud que termina reportando entre 80 y 100 personas atendidas, dicen los medios en la mañana del día siguiente cuando el secretario de gobierno concede declaraciones.

Lo que molesta es la actitud del Alcalde, que no tiene por qué estar dando declaraciones a la prensa en esos momentos críticos, pero si ha debido hacerse presente en la zona ya que se ignoraba el tamaño de la emergencia.

Tipo 10 p.m se comienza a mencionar el COMITÉ DE EMERGENCIA LOCAL que tenía el control de la zona pero el pueblo samario no tuvo una guía para proceder en una emergencia como esta. La gente corrió hacia donde el instinto le dictaba: Alejarse de la zona y abandonar sus residencias, es cuando se comienza a hablar de vándalismo donde amigos de lo ajeno rondaban viviendas desocupadas.

El panorama no podía ser mas negro, tanto como el humo y recordamos el derrame de aceite en la bahía de Taganga o un atentado que se presentó en la 30 cuando la administración Distrital se encontraba en Bogotá realizando el lanzamiento de La Fiesta del Mar; o antes de eso el derrame de carbón de la Drumond…

Esta vez fue en pleno concierto en el cumpleaños de Santa Marta, celebrado con un espectáculo pirotécnico lo que se consideró como indolencia ante la situación que media ciudad vivía.

Se anuncia investigación y sanciones sobre el tipo de material que la famosa bodega alberga y lo que sentimos es silencio cuando se necesita presencia y autoridad para enfrentar y sobre todo orientar.

Qué frágil es la seguridad en la ciudad cada vez que algún suceso imprevisible se presenta.

Reacciones ciudadanas que compartimos totalmente:

«Joaquín Antonio Zúñiga Ceballos

Era un humo denso color café

¿Por qué en Santa Marta hay depósitos de químicos en medio de zonas densamente pobladas? Estamos pasando una emergencia por un incendio de uno de esos. Ubicados al lado Norte a merced de los vientos. Más del 50% del área norte y sus residentes resultaron afectados. Que sea esta una voz de alarma para que se estudie la seguridad ciudadana. Bombas de combustible por todas partes, depósitos de desechos químicos nocivos, cables de alta tensión amenazantes. ¿Qué más nos merecemos?»

EVOLUCIÓN
Fuentes confiables sobre el tamaño de la humareda, su zona de influencia llegó hasta la avenida del Libertador y la visibilidad de menos de un metro en su momento mas intenso.
Tipo 10 de la noche se pudo retornar a las viviendas, los Almendros también muy afectado…
Agradecemos reportes para entender las dimensiones de la afectación, la cobertura de medios en vivo no funciona en la noche y menos en medio de una rumba.
Santa Marta no debe continuar al garete, está visto no tenemos capacidad de reacción para emergencias como esta. Acá debemos señalar que lo más importante en las emergencias es que alguna autoridad se ponga al frente e informe.  Los ciudadanos merecemos ese mínimo para actuar en correspondencia.
NOTA ORIGINAL

Según informó  El Heraldo, y en redes sociales.  Moradores vecinos afectados evacúan sector de barrios aledaños a la bodega del incendio, vecina a la de Fenoco,  un incendio de material tóxico y se menciona amoníaco y un compuesto o fertilizante ha producido una nube que se se dispersa en varios barrios: San Jorge,  San Fernado y Nacho Vives.  Se mencionó la posibilidad de saquo de las casas.

Radio Magdalena transmitió hasta la 1 de la madrugada aproximadamente, hora en la que está controlado el incendio.


Ver Santa Marta en un mapa más grande

RELATIVO

Manejo de emergencias: Opina experto