El «Helado de leche» tema del acervo popular mexicano

Spread the love

El Museo Bolivariano ha invitado a una tertulia con el ingeniero agrícola y especialista en música popular latinoamericana, Luis Antonio Bonilla Meza, que tendrá lugar en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo Quinta de San Pedro Alejandrino, el martes 15 de octubre a las 5:00 p.m.

Se hablará sobre «El helado de leche» Impregnado en la historia musical de Santa Marta, de los carnavales, del Club Santa Marta; es aludir al patrimonio cultural de la ciudad de Bastidas.

El conferencista invitado afirma que «El helado de leche”, composición musical emblemática de la ciudad de Santa Marta, que reemplazaba a valses como el famoso Danubio azul en la celebración de matrimonios y eventos de la ciudad, “definitivamente no es de un compositor colombiano, aunque sigue suscitando una telaraña de interrogantes que de ser dilucidados enriquecerán las reflexiones sobre nuestro patrimonio histórico inmaterial”.

La melodía del popular tema aparece en la colección discográfica de uno de los compositores mas importatntes de américa: Manuel M Ponce, y además está reseñada en su biografía de la SOCIEDAD DE AUTORES Y COMPOSITORES DE MÉXICO.

¿Fue «hackeado» el tema conocido como El helado de Leche  ¿ Es posible que dos mentes conciban una misma melodía y vibren con ella, y con más de 30 años de diferencia?

Del libro 20 piezas fáciles para piano de Manuel M. Ponce sobre temas mexicanos (Aquí la partitura)

La tradición cienaguera

Fuerte tendencia y penetración tiene el tema identificado -con mayor fuerza en Ciénaga- sobre la autoría del Helado de Leche, se le atribuye al compositor Eulalio Meléndez, pionero de ritmos complejos caribeños en ese hervidero existencial de los años 20, donde la música ligada a las tradiciones como El Caimán conecta el paisaje con la alegría de su gente.   El tema y su origen forma también parte del acervo cultural vivo y despierto ante tanta actividad de comerciantes en un clima abrasador, la música respira vitalidad e inspiró la oleada de ritmos bailables con Ramón Ropaín, Bovea y sus Vallenatos, capítulo aparte el legado fuera de serie de Guillermo Buitrago y su contundente trabajo.

Sonido que proyecta al municipio e impregna la belleza del baile en los hogares colombianos en un movimiento descomunal tan poderoso como otros fenómenos de música caribeños de la época.

La figura de Eulalio se consolida como un creador que marca época y cuyo destino está ligado ahora con el espíritu de la creación músical de Manuel M. Ponce; y los une el sentimiento bajo una sola melodía.

El uno con la vitalidad de un torrente creador y el otro con su entrega a la musica universal, su proyección en ella y su retorno a México para direccionar el concepto de música clásica con identidad propia.

Líneas paralelas del destino en sensibilidades populares y de los aportes de cada uno surge un nuevo hecho «El Helado de Leche». El cómo se complementan y hoy son patrimonio universal: La letra actual y su mensaje son la mejor manera de enamorar una mujer caribe, es la magia de la música.

No sabemos si la música de Eulalio realmente le dió la vuelta al mundo como dice Guillermo Henriquez, pero su influencia es indudable; la de Buitrago si se proyectó con fuerza, entre otras razones porque ya a mediados de la decada del 30 existían emisoras –La Voz de Santa Marta comenzó en 1939– y en aras de conceder la posibilidad de que se conociera la melodía en México o en Cuba gracias a la radio ello no explicaría el origen popular mexicano del tema, situado en pleno contexto revolucionario mexicano con melodías como La cucaracha.

Otro importante dato aportó el conferencista sobre el conocimiento que en Santa Marta se tenía de la calidad del compositor mexicano Manuel M. Ponce es el hecho de que la programación de La Voz de Santa Marta se abría y cerraba con su tema ESTRELLITA.

«El helado de leche» es el nombre además de una construcción de un escenario en la Universidad del Magdalena y no sabemos si allí exista alguna placa con referencia al compositor del tema…

Mientras la melodía documentada de Ponce forma parte del acervo popular mexicano , el tema El helado de leche no aparece registrado -en la confusa lista de SAYCO no lo encontramos- Lo que hay es el recuerdo de haberlo escuchado, en el caso de Santa Marta por la Banda Santa Cecilia y en el caso de Ciénaga no se habla de registros del autor y el tema: Solo hay la referencia de lo que cuenta Alfonso de la Espriella.

BÚSQUEDA

PartituraYoNoSe

Cuando se digita en Google:

«Catálogo de Obras para piano de Manuel M. Ponce» se encuentra su discografía completa donde aparece dentro de su producción y fechado en 1939 -ya el músico cienaguero Eulalio Melendez  había fallecido (1916) y el ejercicio de igualdad de introducir en el buscador Google «Catalogo de música + Eulalio Melendez» nos arroja como fuentes las publicaciones de Gullermo, algunos trabajos de la Universidad Uninorte, un escrito del también escritor cienaguero Cliford Bonilla quien también cita a Eulalio Bonilla como autor de El helado de leche.

Consultamos a Silvio Modesto Echeverría Rodríguez, docente e investigador quien resume su inquietud en el hecho de la imposibilidad de Eulalio de haber tomado el tema del mexicano y arreglarlo a su manera, pues cuando se publicó por parte de Ponce ya el cienaguero había muerto.

Lo interesante del asunto sería establecer fechas -extraídas de la memoria- ¿Desde cuándo realmente se conocía y cantaba en la región?

Examinando la historia musical de Ciénaga parece que allí todo el mundo conocía -La transcribió Paz Barros a la muerte de Eulalio, existen cómo documentos consultables?

https://youtu.be/nYQpMA3kXGc

La melodía, se tarareaba y cantaba, incluso agregando estribillos y partes a la letra como sucedió con la primera grabación del tema que realizó Lucho Bermudez con Matilde Diaz en 1962.

LP_FietaCol_LuchoB

Lucho Bermudez y su Orquesta: Fiesta Colombiana
Tropical LDS 2173 / LD 2173

B4 Helado De Leche

Year: 1962
Details:
B4 vocals Matilde Diaz & Bobby Ruiz
Other Issues:
U.S. issue on Miami (LD 726) with tracks from both Colombian Tropical LPs
A-side: La Molinera, Taganga, Mario, Plinio Guzman, Mosaico Colombiano No. 2,
B-side: Gaiteando, No Quiero Llorar, Tolu, Maria Tumbason, Maqueteando, El Pitirre.

La conferencia de Bonilla y lo que se conocía sobre El Helado de Leche

Como dice el escritor cienaguero, Guillermo Henríquez T. en Boletín del Banco de la República: Eulalio Melendez, autor de «La Piña Madura» y otras famosas composiciones…

«Nada de lo producido por Eulalio figura como de él. Su producción la han apropiado muchos compositores, de antaño y hogaño. Su última composición, «El Helado de leche», danzonete acubanado, es hoy un himno de la clase alta samaría, la cual lo adoptó en 1928, cuando el equipo de fútbol de Santa Marta ganó el campeonato nacional en Cali.  Carlos Vives ha reeditado las glorias de Meléndez, sin darle su merecido crédito.

A la banda de Eulalio, ya dirigida por sus hijos, ingresó muy joven Andrés Paz Barros, quien hizo una transcripción de las canciones de Eulalio, lo que ha permitido salvarlo del olvido.»

Sus hijos heredaron su vena musical y dirigieron, a la muerte del padre, su banda. Los Meléndez y Antequeras son puntales tradicionales de la música cienaguera. A la banda de Eulalio, ya dirigida por sus hijos, ingresó muy joven Andrés Paz Barros, quien hizo una transcripción de las canciones de Eulalio, lo que ha permitido salvarlo del olvido.»

Ver publicación del boletín del Banco  

«Música del Magdalena Grande en el Siglo XIX. Eulalio Meléndez. Boletín Cultural y Bibliográfico del Banco de la República. No 53. Bogotá, 2002.»

Pereo no solamente Guillermo Enriquez, también lo menciona Alfonso de la Espriella en su libro: “Historia de la Música en Colombia, edición de 2005”

«Ossío “Eulalio Meléndez” nacido en Ciénaga Magdalena en el año 1846, después de sus estudios primarios inició su formación musical bajo la dirección del virtuoso músico samario José Alarcón quien dominaba la ejecución de varios instrumentos, con especialidad el piano. Eulalio trabajaba como ayudante de farmacia o “botica” de propiedad del protomédico José María Torres y de su señora María Teresa Macías (calle Magdalena, callejón Bucaramanga  esquina) donde los cienagueros conseguían  no sólo toda clase de medicamentos sino un exquisito surtido de helados de diferentes sabores y el popular raspado de cola. Como en casi todas las familias notables de la ciudad el matrimonio Torres Macías tenían un piano alemán que Meléndez utilizaba al final de su jornada laboral para recibir la instrucción del maestro Alarcón. Por su disposición natural y talento artístico, asimiló toda la enseñanza, y la armonía, solfeo, contrapunto, fuga y demás materias fueron dominadas con sorprendente rapidez.

No tarda mucho Eulalio en iniciarse como compositor .Una de sus primeras inspiraciones fue el danzonete Helado de leche que rápidamente se popularizó hasta convertirse en una de las canciones tradicionales de la región, especialmente a partir de 1925 (Ya Eulalio llevaba 9 años de fallecido pues murió en 1916) cuando un equipo de fútbol samario ganó una especie de cuadrangular  que jugaron en Cali y Bogotá fue así como un final de copa mundial”  Páginas 102-103-104. «

SOBRE MANUEL M. PONCE: «La música en latinoamérica»

4_musica-latinoamericana

Chávez el compositor fue alumno de Manuel M.Ponce

«Antes que chávez, apenas iniciándose el siglo x x , arribó a la ciudad de México Manuel M. Ponce. Venía de Aguascalientes, donde había recibido su formación inicial de pianista bajo la guía de su hermana Josefina, poseedora de cuantos secretos encierra la formación inicial de ponce, y de Cipriano Ávila, el clásico maestro de quien sólo se puede tener noticia por los logros de sus alumnos. Traía fuego propio, a pesar de su educación romántica forjada en los años del porfirismo, un fuego que no se aplacó con las enseñanzas de Vicente Mañas y eduardo gabrielli ni con las inútiles horas que pasó en el conservatorio nacional de Música.

Entre su corta estancia en la capital y su ida a europa de 1904 a 1906, ponce maduró su ideal de sintetizar la esencia de lo mexicano como parte fundamental de la creación musical, fruto de sus conversaciones nocturnas en el jardín de san Marcos de Aguascalientes con el poeta Ramón López Velarde y el pintor Saturnino Herrán.

en pocos años, entre 1909 y 1912, logró plasmar un conjunto de obras (elTema variado mexicano, la primera Rapsodia mexicana, la Arrulladora mexicana, una Barcarola mexicana, la Balada exicana, su Concierto para piano, un conjunto de canciones tradicionales vertidas al piano) que más allá de ofrecer arreglos o armonizaciones, metamorfoseaban el material musical, conservando el contorno melódico, pero vistiéndolo con recursos armónicos y pianísticos que le otorgaban una fisonomía distinta. A diferencia de quienes en el siglo X IX habían tentado los territorios del folklor para incorporarlo a la creación musical con los “aires nacionales”, o escribiendo jarabes y danzas pianísticas, ponce recogió la mayor parte de los tipos representativos del folklor mestizo e impuso el principio de la selección y la clasificación con el fin de “descubrir las más bellas melodías ocultas en el montón de cantos acumulados por la musa popular”, según sus propias palabras.

A instancias de sus colegas del Ateneo de la Juventud (Vasconcelos, henríquez Ureña, Alfonso Reyes), ponce ofreció el 13 de diciembre de 1913, en la librería Biblos de Francisco gamoneda, una histórica conferencia sobre “la música y la canción mexicana”, toda una declaración de principios en torno al estilo nacional. en ella expresaba, de manera esquemática, una serie de ideas sobre la música popular que serían determinantes en la concepción de buena parte de su obra. “Ahí hablé de folklor, de las canciones desdeñadas que yo recogí de labios de las cancioneras y que escuché de niño en las haciendas donde mi padre hacía números”, diría más tarde.

En los años siguientes, entre ires y venires (ponce se marchó a cuba de 1915 a 1917 y a europa de 1925 a 1932) afinó sus recursos, pulió su lenguaje, actualizó su técnica y contribuyó a darle nuevos rostros a la música mexicana: el del nacionalismo, al que se adhirieron la mayor parte de los compositores de la primera mitad del siglo x x , y el de la modernidad, fruto de las lecciones recibidas de manos de Nadia Boulanger y Paul Dukas.

Ponce fue maestro de piano de Chávez y, sin duda, sembró en él la semilla del nacionalismo que le hizo escribir al adolescente chávez su temprana declaración de principios….»

SOBRE SU MÚSICA

Monumento
Monumento al compositor Foto Wikipedia

Conocido es lo meticuloso de la clasificación y catalogación de la música, y en el caso del compositor mexicano Manuel M. Ponce es referencia en los estudios musicales de piano y guitarra, cuyas partituras son muy difundidas y conocidas por cualquuier estudiante de piano; esto es tomado de una página japonesa sobre la obra en mención que aparece catalogada como de origen popular- lo cual la haría de dominio público- y fue justamente lo que le sucedio al compositor con su tema más popular «Estrellita» y como dicen sus biografías; por descuido de su disquera y del mismo compositor nunca recibió un peso por ESTRELLITA y el tema «YO NO SE QUE DECIR» aparece en una serie escrita para dos pianos, inspirada en una melodía popular mexicada datada en 1880. 20 piezas fáciles para piano son obras para principantes.

Como manifiesta el mismo compositor:

«No tengo predilección para ninguna de mis obras. Pero si se me obliga a declarar por cuál de mis trabajos tengo predilección, diré que lo considero más importante es la Balada Mexicana».

Con su producción, lo mexicano en la música deja de ser una referencia ocasional, fuente de colorido para algún popurrí o un grupo de danzas, y se convierte nada menos que en la razón de ser de su arte, elección consciente, de una afinidad y de una coincidencia fundamental entre su expresión personal y un tipo específico de música popular que le proporcionó los elementos melódicos y efectivos que necesitaba.

Las primeras manifestaciones de esta relación de la obra de Ponce con la música popular y con ciertas afirmaciones mexicanistas surgen en algunas piezas escritas a principios de 1903 y 1904. Pero fue hasta después de su regreso de Europa cuando Ponce comenzó la construcción de algunos temas populares y llevó a cabo, una gran recopilación de temas nacionales e indígenas con el afán de poder comprender ese enorme potencial de la música popular.

Pero por una parte este arduo trabajo que llevo a cabo Ponce, nunca tuvo la intención de sistematizar a la música tradicional, jamás fue su deseo imponer una teoría o método definitivo. Durante el transcurso de su vida impartió en varias ocasiones la cátedra de “folklore” , Ponce no intentó someter el material sonoro a una disciplina enciclopédica de una organización por temas, series o regiones, ni a un análisis de su conformación melódica o rítmica de su tipo.

Tal parece que Ponce en este intento de encontrar una música que definiera el nacionalismo mexicano, realmente lo que buscaba en la música popular era un valor melódico, un sentimiento, algo entrañable, etc. El nacionalismo del compositor es geográfico y sentimental y lo popular es considerado algo de gran importancia.

Si bien Ponce no fue el revolucionario musical que muchos esperaban, no por ello se debe quitarle importancia de su figura dentro de la corriente de la música nacionalista. Ya que algunos escritores como Dan Malmstrom o Pablo Castellanos califican de sólo haber refinado y estilizado un poco el material auditivo autóctono y haberlo hecho más comercial.

Pero sea cuál sea la postura de cada critico la labor que emprendió Ponce es sin igual y tenemos que estar siempre agradecidos por ser el primero que tomó la decisión de construir un arte nacional que identificarán a México.

La dimensión del compositor

Su trascendencia e influencia en la música culta mexicana es hoy referencia mundial de su calidad compositiva.En las 20 piezas fáciles para piano aparecen también «Las Mañanitas»

Fue amigo de Manuel de Falla y su prestigio como compositor lo pone al lado de Heitor Villalobos y otras figuras de los grandes creadores del continente,sus composiciones hoy integran el repertorio de solistas y orquestas de talla mundial.

Un trabajo de la Fundación Guillermo Carrillo permite un acercamiento a su obra y se pueden escuchar interesantes documentos sonoros.

Sonatina Meridional con Ana Vidoci

RELATIVO

Manuel M. Ponce, padre del nacionalismo musical

Manuel M. Ponce enriqueció la música de concierto con la expresión popular mexicana y el romanticismo europeo

CONGRESO NACIONAL DE MUSICA

Manuel M. Ponce en Wikipedia

BIOGRAFIA EN INGLES GOOGLE DOCUMENTOS

MANUEL M. PONCE (manuel Maria Ponce Cuellar)

Desde la literatura: «El Salto de la liebre» Reportaje de Annabell Manjarrés F.

1 comentario

  1. qué buena crónica. este danzonete se bailaba? como se bailaba? con qué vestimenta? se baila todavía? seria bailaueno responder a estos interrogantes. a bailar y cantar y por qué no, saborear el helado de leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.