Con motivo del Día de la Tierra, el Gobierno Nacional presenta el Plan de Crecimiento Verde de Colombia.

El Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible y el director del IDEAM entregarán al país un paquete de herramientas que ayudarán a direccionar las decisiones de conservación, uso del suelo, planificación territorial y ejercicio de la autoridad ambiental hacia la sostenibilidad.

En este lanzamiento conjunto, se entregarán los más recientes resultados de la investigación del IDEAM en lo que respecta a alertas tempranas por deforestación, degradación de suelos por erosión y cambio climático, junto con el Plan propuesto por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para luchar contra estas tres problemáticas y sus impactos a través de la restauración ecológica.

Resultados del Cuarto Boletín de Alertas Tempranas por deforestación generado por el Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono del IDEAM.

Desde hace dos años, el país cuenta con este insumo fundamental que se entrega periódicamente para identificar las áreas críticas afectadas por deforestación, posibilitando la toma de decisiones focalizadas por parte de las autoridades frente a esta problemática. En este último boletín, el IDEAM identifica ocho núcleos donde se concentran las alertas tempranas de deforestación en Colombia durante el segundo semestre de 2014. Al menos 5 de estos 8 núcleos permanecen desde el boletín inmediatamente anterior.

Mapa de erosión para el área continental de Colombia a escala 1:100.000.

Este mapa identifica las áreas con diferentes niveles de degradación por erosión tomando como base el periodo comprendido 2010 y 2012. De acuerdo con esta línea base, cerca de 45.4 millones de hectáreas equivalentes al 40% de la superficie continental de Colombia presenta algún grado de erosión.

Estudio de Los Escenarios de Cambio Climático

Estimaciones más precisas de los cambios probables de temperatura y precipitación que podría enfrentar el país hasta el año 2100, a escala nacional y por regiones, bajo diferentes ‘panoramas’ globales de emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

El Plan Nacional de Restauración

Una herramienta esencial para orientar las acciones necesarias para cumplir con la ambiciosa meta de restaurar 210.000 hectáreas adicionales a 2018 y 1 millón a 2020 que se ha propuesto el Gobierno Nacional. Este Plan identifica y clasifica las áreas susceptibles de restauración en el país y plantea tres enfoques de implementación: restauración ecológica, rehabilitación y recuperación.

El plan propone la restauración como una alternativa de compensación, como un mecanismo operativo de financiación de procesos y proyectos de restauración que involucra al sector privado. Para su cumplimiento se propone un marco lógico de 20 años con periodos a corto plazo de 3 años, a mediano de 5 años y a largo plazo de 12, que contienen para cada uno de ellos acciones prioritarias y esenciales para su cumplimiento, metas e indicadores, responsables, posibles fuentes de financiación y una aproximación económica para la gestión del PNR.

IGAC_2015

“Cientos de años tarda en recuperarse un centímetro de suelo afectado por la mala mano del hombre”: IGAC

En la conmemoración del Día de la Tierra, que se celebra este 22 de abril, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) advierte que en Colombia no se respeta la verdadera vocación de su suelo, un recurso natural no renovable que también puede desaparecer.

De las más de 114 millones de hectáreas con las que cuenta el territorio nacional, el 56,23 por ciento cuenta con una vocación forestal (64 millones de hectáreas), es decir que está compuesto por tupidos bosques que deben ser conservados o aprovechados de una forma sostenible.

Tan solo el 19,3 por ciento de Colombia cuenta con características para la producción agrícola de cultivos (22 millones de hectáreas) y el 13,3 por ciento es apto para la cría de todo tipo de ganado (15 millones de hectáreas).

Sin embargo, según estudios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, debido al afán por sacarle ganancia al suelo de forma equivocada, la realidad en el país es otra, lo cual ha afectado considerablemente este recurso natural no renovable.

Actualmente, en Colombia los territorios ganaderos ocupan el 30,5 por ciento (más de 34 millones de hectáreas), es decir en más del doble del terreno apto para tal actividad. Por su parte, en solo el 4,6 por ciento de desarrollan cultivos (5,3 millones de hectáreas), de las 22 millones de hectáreas que cuentan con la vocación para el desarrollo agrícola.

Según Juan Antonio Nieto Escalante, director general del IGAC, este “mal uso” del suelo colombiano ha afectado seriamente la sostenibilidad de este recurso natural, el cual tarda cientos de año en recuperarse.

“Para recuperar solo un centímetro de suelo afectado por quemas para la agricultura o por la erosión causada por el ganado, se necesitan cientos de años. Esto de la mano de acciones como reforestación y restauración ambiental. Por esta razón, aprovechamos el Día de la Tierra para dar un mensaje a las autoridades y que desarrollen estrategias y proyectos sostenibles para aprovechar los espacios forestales sin afectar al medio ambiente, y se respete la verdadera vocación agrícola y ganadera”.
Debido a este indebido uso del suelo, cerca del 28 por ciento de Colombia padece de serios conflictos como la sobreutilización por el exceso de agricultura y ganadería (15 por ciento) y subutilización en zonas aptas para alguna actividad y que no son aprovechadas (13 por ciento).

La principal amenaza de los suelos tricolores es la erosión, la cual ya ha afectado el 35 por ciento de todas las tierras del país.

Estos conflictos afectan principalmente las regiones Caribe y Andina, mientras que la Amazonia aún mantienen casi que intacto su espeso color verde.

A cuidar los suelos

Según el IGAC, en Colombia se deben aplicar principalmente dos actividades para la conservación de los suelos: mantener a toda costa las coberturas vegetales y un elevado porcentaje de materia orgánica.

Para mantener la cobertura vegetal, que protege al disminuir su exposición a los rayos ultra violeta (lo que evita la evaporación del agua y la degradación de la materia orgánica del suelo), el IGAC recomienda realizar tres técnicas: siembra directa, silvo-agricultura y mulching.

La silvo-agricultura consiste en mantener las especies arbóreas combinadas con pastos o cultivos como hortalizas. Por su parte, la siembra directa evita la destrucción de la capa vegetal por efecto del laboreo del suelo, aumentando así la cantidad de materia orgánica y manteniendo la cobertura vegetal; y el mulching es una cobertura del suelo por medio de material vegetal seco.

“Es importante aplicar este tipo de técnicas en los suelos, pero ante todo se debe evitar la deforestación, las quemas, el uso de herbicidas y el laboreo excesivo. El 28 por ciento del país ya cuenta con suelos afectados por la agricultura y ganadería, o que están subutilizados, los cuales son los más vulnerables a padecer en la sequía. Estas áreas están ubicadas principalmente en la región Caribe y Andina, la Altillanura y el valle del río Cauca.

La otra manera para proteger el suelo consiste en mantener un alto porcentaje de materia orgánica en el suelo, lo que permite aumentar la microporosidad y mantener la humedad.

Para el IGAC, esto se logra a través de la fertilización orgánica, los aportes de compost, gallinaza, porquinaza y cultivo de abonos verdes. Igualmente, se debe disminuir el aporte de abonos químicos, ya que generan gases de efecto invernadero, cuyo poder de calentamiento es 300 veces superior al del dióxido de carbono (CO2).

“Si se aumenta la cantidad de materia orgánica del suelo, incrementa la resiliencia (capacidad de resistencia del suelo a la sequía o a la escorrentía); la captura de carbono (que disminuye las emisiones de CO2). Contar con suelos de buena calidad es un pro para evitar el calentamiento global, ya que si cuentan con una capacidad alta para secuestrar el carbono representan un gran potencial de mitigación del cambio climático. Sin embargo, en Colombia actualmente la cantidad de carbono en el suelo o materia orgánica está en constante disminución por efecto del uso de agroquímicos, como fertilizantes y herbicidas”, puntualizó Nieto Escalante.