Un testimonio generacional de una jóven samaria, estudiante de negocios internacionales y modelo profesional que al llegar a los 25 años produce un manifiesto de intenciones que publicamos para dar voz al femenino contemporáneo de nuestra ciudad.
Maki_FullMaria Caro Ibarra

Hoy es un día bastante especial. Hoy es un día en el que me despido casualmente de un anterior yo, para darle la bienvenida a un nuevo, mejor y renovado yo. Hoy le plasmo al mundo ideas de vida. He concluido desde hace algún tiempo que los viajes se disfrutan más cuando es ligera la carga. A lo que llego es, que la vida es la primordial travesía que es mucho mejor atravesar sin cargas.

Eso de levantarse cada día y acostarse cada noche es un gran regalo. Más si lo acompañas con melodía. Aprecio mirar a mi lado y notar que no estamos solos, pues hablo también de los extraños. Me doy cuenta que sonreírle a las personas, ayuda a que seas aun más feliz. Además, quien quita que por esa sonrisa le mejores el día a alguien.
Creo que es necesario apasionarnos por el lenguaje de la flora y la fauna, para valorar y entender de dónde somos y hacia a dónde vamos. Darnos cuenta que hay momento para todo, como los momentos para ser pequeños y otros para ser muy grandes. He aprendido a escuchar, y me encanta escuchar a los ancianos. ¡Ellos sí que tienen opiniones complejas! Mejor consejo no les puedo negar: la compañía constante de uno de ellos te hará crecer aun más. Puedo decir que he aprendido a no escuchar al ruido para escuchar mi propio corazón. He aprendido que para ser sabios necesitamos de Dios y para tener éxito, necesitas confiar en Dios.

Ayer tuve 25 años… ¡Vaya! Es un cuarto de siglo. Puedo decir con certeza que el nivel 20 es la cúspide de cualquier persona en este mundo. Hay una razón por la cual lo digo, pues es la justa combinación de la energía del adolecente con la vivacidad prematura del adulto medio. Siento que en tres pestañeos más, estaré en otros dos niveles más adelante. Sea lo que sea, la aceptación del curso de la vida, es la mejor herramienta para estar preparados. Así que me dedicare, como lo he venido haciendo pacientemente, a disfrutar segundo a segundo, minuto a minuto, hora, día.

Regocijarme con mi familia, con mis peculiares amigos y aquellas personas que se ganan la confianza con solo demostrar su transparencia en sus gestos y palabras. Ni hablar de las personas y cosas que quiero porque sería interminable pero por ser el día que es hoy, quiero pedirles a ustedes que sean muy felices siempre, porque no hay razón alguna para no estarlo, si te fijas en los detalles.

Me encanta que hayas presenciado la inspiración que proviene de mi alma con la fotografía que la acompaña y que tiene gran significado para mi, pues hoy siento emoción por mi y con ganas de seguir navegando las olas de la vida. Confío en que eres una buena y admirable persona a la que estimo.
Todo esto mencionado solo funciona con amor, con desbordante y profundo amor.
Te mando la mejor vibra y gracias por existir.

MC

Photography: Jose Gabriel Ponton. /A mis 25 años.