El «calentamiento local» un ejemplo global

Los samarios no entendemos la lógica pero sabemos que el modelo no cambia: Actuaciones verticales que desarrollan proyectos prioritarios para las políticas nacionales.

La inauguración del intercambiador vial en el nodo que ahora se a convertido en el nudo más complicado del tráfico samario, significa otra de las grandes inversiones que después de muchos años vemos en la ciudad.

En la citada inauguración se presentaron sorpresas, tanto en los discursos oficiales como la inesperada reacción de los vecinos descontentos de una urbanización en cuya entrada termina/comienza el paso elevado trastocando todo su ritmo habitual para el ingreso o salida del conjunto.

Por allí pasa toda la mercancia que viene de la Guajira, la que iba para Venezuela, la que irá para Puerto Brisa, pasan todos los que van para el Parque Tayrona, los nuevos y tradicionales residentes del polo turístico y recreativo que es Bonda; y logicamente los habitantes de ese corredor de gran flujo vehícular que como arteria humana tiene una vitalidad única -el transporte público actual tiene el mayór número de busetas en esa ruta.

Pasa también la línea férrea y se adelantan los planes de expansión del puerto lo que augura un estrangulamiento vehicular.

Para colmo de un panorama complicado es bueno recordar que allí funcionó un terminal alterno de rutas de buses, informal, sí, pero en la práctica terminal operativo a un problema de años en la ciudad: El tarminal de Transporte digno de un conglomerado humano de medio millón de almas en ebullicíón que nos guste o no en la informalidad producen el circulante de la economía samaria.

La ciudad de las vocaciones obligadas; portuaria desde siempre con la historia del banano y su problemática social de las repúblicas bananeras caribeñas.

Turística -por la avalancha de viajeros- y esas dinámicas erradicaron la tranquilidad del vivir samario, la nostalgia de una generación o varias que  vivieron unas condiciones privilegiadas y que ahora la presión global acumula como en una gran olla a presión, un sancocho de intereses y sueños de grandes colectivos humanos con la voracidad del mercado que usa recursos solo en función del capital.

En la práctica

Se supone que la articulación del sistema -porque debe funcionar como un sistema- del transporte local viene dando tumbos desde que se habló inicialmente de un Sistema de Transporte Integrado durante la pasada y la actual Administración Distrital, y a esta última le toca recoger y hacer, porque tiene recursos pero ya no el tiempo, el período se le fue tratando de imponer un modelo de gestión que choquó con el tradicional sistema de ejecución en la ciudad donde nunca pasaba nada, en la que el tiempo estaba estancado, como la historia más parecida al universo de Macondo, por estos días, protagonista de la feria del Libro 2015 en Bogotá.

Un intercambiador que lleva a Minca, hacia donde se adelanta la vía cuyos diseños iniciales ¿contemplaban una doble calzada?- la verdad nunca vimos los diseños- pero lo cierto es que las obras actuales son para una sola calzada con doble carril que se trabajó a una velocidad increible -luego de décadas de espera- pero se adelanta a velocidad de vértigo con las obras de infraestructura.

Será necesario comenzar a preocuparnos porque el ritmo se mantenga, o era solo el impulso para una inauguración apresurada que obligó a soluciones como el acople con Villa Toledo donde una pendiente termina o comienza justo en la entrada del conjunto que obliga a cambiar esta por la seguridad de sus moradores. No solamente les cambió el acceso, les tapó el paisaje, les reduce el sol de la tarde y los deja prácticamente «debajo del puente»

Actualmente y con el desarrollo de nuevos proyectos de vivienda la densidad poblacional ha tenido y tendrá un crecimiento que no es respetuoso con el ambiente y es el vacío de un POT realista.

La saturación en el deficiente transporte  actual y no se nos ha contado si existe contemplada alguna vía alternativa para descongestionar el intercambiador de marras.

Pero es la articulación con las politicas del actual Alcalde lo que debe preocupar para el desarrollo coherente que da una oportunidad real para el despegue de la economía de la región se traslapa con un interés político, es lo que denuncia el burgomaestre local.

Un nudo mayúsculo que eleva la temperatura local en el final de una administración con un enredo macondiano, porque múltiples lecturas es lo que genera.