Cuando la publicidad le tuerce el rumbo a los objetivos de venta -técnicas de mercadeo- la imagen de la Toti Vergara que «Destapa la originalidad» en Santa Marta en lugar de saludar a la ciudad por su cumpleaños 491; o La Fiesta del Mar, invita al «bololó de la playa»

Y el bololó se presentó el sábado en la noche, cosa que lamentamos, ¿pero qué imagen de una fiesta proyectamos cuando una campaña bonita que invita en los 100 años de la «Sin igual y siempre igual» a «Destapar la originalidad» peca de lígera y original?

Cerveza Águila Original, ¡porque así somos!

El producto que se lanza con la imagen de la bellísima Sofía Vergara y que intenta devolverle la frescura a la cerveza que gusta en el caribe, la que identifica las fiestas y que se toma con igual placer sentado en una esquina y mucho mejor en una calurosa jornada de playa.

No se entiende el sentido de ponerle la connotación «bololó» que no tiene acepción precisa pero se asocia a coje-coje, desde nalgas hasta bolsillos, y describe la playa con esa connotación de «tumulto en playa».

Una cosa es disfrutar relajado y otra cosa el bololó que se puede complicar perjudicando la imagen de la ciudad y la del mismo producto que promueve.

Ivitar al «bololó en la playa» poco favor  le hace a una imagen como la de la Cerveza Águila que con semejante figura como la de Sofía hubiera podido enaltecer la grandeza de la Fiesta y del cumpleaños de Santa Marta.

Águila te queremos siempre y a pesar de lo que sea; recuerda que tu imagen y tu marca no necesita de NEO-GENIOS contemporáneos.