Editorial El espectador para «Santa Marta ambiental»


Un mensaje de urgencia que se hace desde el diário capitalino El Espectador y no es el primero ni el último. La tendencia samaria a ser primera plana, casi siempre por connotaciones negativas no debe apagar el entusiasmo -porque existe- de gestiones e iniciativas valiosas. La primera de ellas el interés creciente por nuestra región por parte de multitud de pensadores que viven o pasan gran parte de su tiempo en sus propiedades recién adquiridas en entornos naturales que colindan con la ampliada zona urbana; cerca de Bonda, del Parque Tayrona, en Minca, en Taganga, etc.

-Y un dato relevante sobre Taganga es la alta sintonía principalmente de extranjeros que han descubierto en @radionica una radio que los conecta con esperanza de vida, la música y la buena vibración de unas eternas vacaciones, es que el paisaje no da para más-.

Pero el interrogante que debe estar pensando amable visitante ahora, consiste en tratar de entender el por qué de si existimos en un paraíso no lo cuidamos como se debería, no se puede responder a la ligera y menos desde @agendasamaria, ello corresponde a la necesaria participación de diversos sectores que no se han articulado para generar fortaleza en lo político, en los procesos decisorios cuando las políticas se formulan en un país con una larga tradición en primer lugar de torpeza en la mirada para conectar los deseos y energía de la gente con las reglas que se plasman en las leyes y también claro por el peso específico del centralismo.

Si el tiempo y las críticas condiciones geopolíticas lo permiten, todos los visionarios se conectarán por simple afinidad y ello se percibe en cierta complicidad cuando compantimos espacios donde el stress no puede llegar; ejemplo de ello al contemplar una atardecer o desplazarse por su paisaje y ojalá en ciclovias, al compartir playas, etc.

Santa Marta es el escenario ideal para pensadores conectados con una lúdica que construye y siempre en nuestros informes detectamos ese anhelo, y no solo nosotros, cualquiera que se haya dado el espacio necesario sabe que puede poner su granito de arena.

Este es el escenario ideal para investigadores que pueden dedicar su tiempo a plasmar por escrito sus experiencias y aportes a la academia. Un ejemplo de ello es la conferencia sobre la Iguana de este viernes 13, apoyada por la Fundación Herencia Ambiental Caribe, ente que presentó en vivo la esencia del Parque El Chibiquete y ahora regresa apoyando a la bióloga tolimense Diana Montealegre Moreno

La hora de las decisiones locales

En la ciudad se viven procesos que están borrando de raíz muchas prácticas que habían hecho carrera y por lo menos la actual administración distrital está cambiando las reglas, a veces de manera burda, pero con cambios de fondo y cuyos resultados veremos a mediano y largo plazo cuando se examinen sus resultados.

Fuera del escenario del distrito orbitan entes que deben interactuar para fortalecer la economía, la autonomía empresarial que debe respetar lo ambiental -con entes controladores obvio- pero por sobre todo con ventajas competitivas en la atracción de inversionistas que entiendan su inserción en el entorno y su responsabilidad en lo social y ello comienza por la cultura.

Ojalá el campanazo de alerta ambiental que se refleja en este editorial de El Espectador sirva entre otras cosas para considerar el cambio de las prioridades de la ciudad:

DTCH -Distrito turístico, cultural e histórico- no contempla el componente ambiental, que debería introducirse en la variable para demostrar que a veces el orden de los factores si altera el producto.

Relacionado

Balance Minambiente en 2014

«En favor de los ecosistemas marinos, se logró: incluir la Reserva de la Biosfera Seaflower, de San Andrés y Providencia, y La Ciénaga Grande de Santa Marta al Protocolo de Áreas Especialmente Protegidas del Convenio de Cartagena.»

RELATIVO

CORPAMAG Plan de Manejo RAMSAR