El primer y muy representativo síntoma de cómo sería este año para las actividades de la cultura muestra lo evidente, un aporte al desarrollo de la ciudad que gestores aislados vienen realizando por décadas y que definen la identidad de la ciudad: El Banco de la República y la Quinta de San Pedro Alejandrino, ambas comparten la historia de Simón Bolivar. La Administración Distrital acaba de realizar un acuerdo con el Banco para realizar actividades conjuntas en la formación de lectura con la Biblioteca del Banco.

A la condición actual del edificio del banco, ahora Agencia Cultural del Banco de la República, se sumó la adecuación de La casa de la Aduana como sede local del Museo del Oro. Es el atractivo más importante de la ciudad porque allí reside la história etnográfica de las culturas orfebres precolombinas que tuvieron su asentamiento en La Sierra Nevada de Santa Marta, Museo recientemente remodelado que al lado de la única biblioteca pública con la que cuenta la ciudad y cuyo material didáctico es de una riqueza tal para apoyar los procesos pedagógicos de los colegios locales y regionales.

Cuenta además con salas de eventos y exposiciones que generalmente presentan en la ciudad la programación cultural del banco que rota por las sucursales.

Como recurso principal tiene las «Maletas didácticas» -las que hay que ver para creer- y se mostraron en un evento en el nuevo asentamiento de vivienda social llamado «Ciudad Equidad» en la vía al corregimiento de Minca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta administración del Alcalde Rafaél Martínez, a diferencia de todas las anteriores, si entendió la importancia del material, porque lo vió, la gente también lo conoció y disfrutó.  El paso a seguir: debería mirarse el uso del suelo y manejo del espacio público cercano tanto a la Alcaldía como al Banco y frontera con la conflictiva zona norte, calle 13 hasta la vía alterna y escenario de ampliación portuaria proyectada en la ciudad.  Territorio de la Alianza Francesa y que este año arrancó como de costumbre con muchas ganas y eventos, uno con asistencia del Embajador de Francia en Colombia; Cajamag abrió también sus actividades culturales en el Camellón, ellos madrugaron a cumplir su papel.

En este escenario es más que lógico descentralizar la cobertura de las políticas culturales, la gente de el “Parque de la Equidad”, en la Ciudadela 29 de Julio fue el escenario.

Es lógico que la biblioteca y todos los servicios se desplacen también hasta la periferia generando una sensacion que no conocían y añoraban.

Por su lado las políticas culturalesdel Distrito este año no se han presentado públicamente, solo sabemos que a la gestión de la anterior jefe de cultura, Laura Agudelo se le suman dos talentos de la gestión: Melissa Martínez como dierectora ejecutiva y Diana Viveros, estas nuevas funcionarias han tenido encuentros con gestores de cultura  locales y de ello deben salir nuevas y fructíferas alianzas.

Sin ser irrespetuosos, o ir en contra de la costumbre de inaugurar todo con bombos y platillos -eso además genera la idea de que para vender algo hay que hacerlo gritando y ahí tenemos la moda de amplificadores en el comercio y conductores especialistas en manejar con pito- Aun cuando tenemos que reconocer que la coyuntura lo ameritaba y con amplificación nacional: Se comienza a entender la convivencia y eso es noticia.

La costumbre de grandes tarimas, desplazamiento de músicos -también ejercen su derecho al trabajo- luces, etc. No dejan huella, como si lo hacen las acciones reales como esta de convocar la fuerza existente y que es mayor de lo que se cree.

El Museo Bolivariano

En la fecha en la que redactamos esto, llega el primer comunicado de actividades en La Quinta de San Pedro Alejandrino, sede del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, que abre su temporada de exposiciones  con la exhibición denominada ‘Nébula’, del importante artista Cartagenero, José Olano y cuya inauguración se realiza este miércoles 9 desde las 7 de la noche. (Esperamos realizar un informe especial sobre ello)

Este importante Museo depende esencialmente de la taquilla de los visitantes y como sabemos estos llegan todo el año y se aumentan en las tres temporadas que parecen una sola ya, todo el año hay turistas que al finalizar 2015 superaron todas las espectativas de años anteriorres.

Respecto a la misión de generar cultura este Museo tiene una programación concertada con el Ministerio de Cultura, como uno de los más importantes de la zona norte de Colombia y escenario obligado de grandes encuentros del orden nacional, que engalana a la ciudad con eventos de visitas presidenciales, diplomáticas y del orden histórico, político y como museo la presencia en la ciudad de grandes figuras del arte nacional e internacional.

También lucha solo por mantener un prestigio que no es solo de la ciudad, es del continente porque allí murió el Libertador Simón Bolivar y la velación de su cuerpo se realizó en la casa de La Aduana.

Ese eje que los conecta es el prestigio de la ciudad y la Avenida del Libertador concentró las viviendas de mayor valor y le mostró aires de ciudad grande, mucho más allá del reducido casco urbano de aire provincial que ahora es «perturbado» por tendencias de renovación con sabor y sazón internacional, que también añaden ruido que confunden con contemporaneidad.

Esa malla vial que los conecta no ha tenido un tratamento estético ni arquitectónico acorde a la importancia de su flujo y está hoy sometida a los trancones rutinarios de grandes ciudades, grandes pero mal comprendidas en su planeación futura y la tendencia sigue.