El artista samario, Carlos Chacín exhibirá su producción en el OpenArt Code-Tokyo que tendrá lugar en el prestigioso Museo de Arte Metropolitano de la capital japonesa, donde presentará una de sus propuestas.

La  edición de OpenArtCode Tokyo que se inició este miércoles 27 de septiembre y se prolongará hasta el 5 de octubre; donde el artista colombiano presentará su más reciente obra denominada ‘Impressions’, elaborada en alambre de aluminio, barras de hilo, cemento, poliuretano e impresiones dentales.

Naciones y Cooperación de Artistas Japoneses, AJAC es la encargada de coordinar OpenArt Code-Tokyo. AJAC fue fundada en 1975 por artistas contemporáneos, independientemente de su nacionalidad, raza y sexo, AJAC significa expresiones modernas y liberales.

La participación en esta 43 versión de la AJAC  del artista samario en la nación oriental, cuenta con el apoyo de la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo y de Plataforma Canibal, entes comprometidos con el acompañamiento a este tipo de producciones artísticas.

Muchos artistas envían a AJAC sus obras para la exposición principal en el Museo de Arte Metropolitano de Tokio; y uno de ellos fue Carlos Chacín este artista samario, quien en los dos últimos años ha recibido diversos reconocimientos en Italia y Francia, especialmente por la producción de su obra y la connotación que esta deja en el público.

Según el crítico de arte Eduardo Serrano «Chacín es un artista que fue entrenado en Cuba e Italia y es posible que la particularidad de su obra en el medio colombiano se deba, en parte, al hecho de que aquí se puede vislumbrar el concepción artística universal del Caribe que se identifica con la Escuela Nacional de Arte de La Habana, Museos y Bienales en Europa. Pero, también en este contexto, su trabajo es particularmente particular, en primer lugar porque está estrechamente relacionado con su entorno físico y social, político y económico, es decir, con Colombia y Santa Marta en particular, su lugar de nacimiento y su hogar”.

Carlos Chacín nació en Santa Marta, Colombia en 1974. Además de ser colombiano, Chacín se ve a sí mismo como Caribe, como término que le da más universalidad al contexto en el que desarrolló su producción artística en el medio visual. Ser caribeño es también una posición filosófica hacia la vida que nos hace ver y sentir de manera diferente, porque en esta área, todas las razas y culturas se unen, dándonos las características híbridas que se encuentran en cada uno de los signos y símbolos presentes en las obras de Chacín.

Después de iniciar su formación en Santa Marta, Chacín fue a estudiar en la Academia de Bellas Artes de La Habana en Cuba. Su afinidad con el Arte Povera italiano lo llevó a salir a Italia en 1999, donde se estableció durante tres años y enfrentó el Renacimiento italiano con el aspecto contemporáneo de Arte Povera.