El carnaval se desarrolla en toda la ciudad pero la ruta del desfile del sábado este año lo circunscribe a Pescaíto, -salida en Sociedad Portuaria, Av del Ferrocarril, Cr. 5ª y entra a su territorio- y en la ruta hacia allá, familias completas con muchooos niños, todos disfrazados, y si usted no lo está, seguramente se sentirá extraño.

Es la sensación que vivimos y transmitimos y en la compañía de Annabell Manjarrés Freyle, nos metimos en el corazón de la rumba y buscando el lugar más emblemático -hay varios- terminamos donde «Manuelito» constatamos lo que sabíamos;  la sensación de seguridad es total, lo que permite el disfrute total.

Es una fiesta familiar y para participar debes ponerte al menos,  una peluca -las ventas ambulantes de esta y de aerosoles de espuma  invaden las calles-.

Elementos estéticos de una moda bellísima y propia, que se luce con naturalidad.

El sabor de una comunidad

Donde Manuelito

La Fotografía, testigo del patrimonio vivo,  el tono, la maizana, harinas, agua y últimamente espuma; al menos en pescaíto se dan entre amigos y forman parte de la extroversión.  Hicimos la prueba de no llevar disfraz y sólo una vez nos echaron espuma -debíamos estar a tono- pero en general la gente es respetuosa , ancestros que reviven.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Publicidad