Alvaro_Bannr_Tema_magazin

Si algo caracterizó la vida de este creador fue su capacidad para mimetizarse con el entorno, su disposición alegre le permitía fluir sin roces con los espaciós que frecuentó.

Antioqueño de mirada decidida y brazos fuertes, amaba el vértigo de la creación -y también el de su etapa en motocicleta, la necesitó para moverse por senderos no comunes, pero más amables que las vias pavimetadas- cerca de la naturaleza para comprederla y penetrarla.

Su tímidez para las entrevistas y cualquier figuración distinta al solo placer de compartir lo signaron como el mejor anfitrión que compartía desde su labor como tallador de madera y de piedra.  Objetos minimalistas y de uso diário que hoy convierten a La Bonita en una pieza de eco-hotelería única en su estilo.  Formas integradas al espacio imprimiendo su visión contemporánea pero que revelaba eso que el hombre de hoy no valora, porque no sabe ni comprende; la relación con la creación de los utensilios básicos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por mucho tiempo estuvo en el ascenso a la sierra por el lado del Paso de Los Mangos en lo que hoy es uno de los refugios con criterio y diseño de confort al natural.  Allí dejó una talla en madera de una figura que simbolizó la comunión de cuerpos y almas; una cara aborigen de mirada perdida y en su revés un rostro con las palmas en actitud de oración o saludo iniciático, una reverencia a lo sagrado del entorno.

Una reverencia a la tierra, al agua y a la fertilidad de la especie, un acto en su caso, armado solo con su optimismo y la sonrisa de mirada transparente que nos escamoteó la obra. Esta la tienen personas que con motivos de arte o no, comprendieron su trabajo.  Es de los pocos artistas que se dio el lujo de escoger a sus compradores. Al fin y al cabo se llevaban parte de su vida.

Hablaba de todo, destilando sabiduría pero nunca lo escuchamos mencionar el arte; este asomaba con sus creaciones que ahora se encargarán de expresar ese hacer constante y con el gusto de la tierra. Siempre sospechamos que su mirada confiada estaba guiada por la fuerza de la vida que respira La Sierra con sus aromas y secretos.

Su público más cercano, familares y amigos, que siguieron y seguimos su proceso creativo, tenemos el privilegio de comprender la funcionalidad del arte aplicada al diário vivir.  No tuvo tiempo para merodear por espaciós de exhibición y poco se interesó por hacer un registro metódico con destino a un portafolio como artista. Los espacios de arte no lo vieron.

Lo suyo fue integrarse con lo que tocaba: materiales y corazones y una de sus obras más impactantes, un sofá de una sola pieza de madera, un tronco de un árbol que estuvo mucho tiempo en La Alianza Francesa y que debió haber conservado él como centro de sus tertulias en su estudio, una talla ergonómica -decía él que para dormir guayabos-

Se despidió de su amada Sierra Nevada con la confianza de que el agua, los animales y en general la vida, continúe inspirando el amor en la creación de los humanos y con su humor que nos enseñó a todos los que gozamos de su amistad a mirar el fondo cristalino  de un universo distinto; el suyo.

Santa Marta, Junio21 de 2014

Agradecimientos a los creadores de los espaciós que las imágenes recrean.

LogoLaBonita

Finca «La Bonita»

Gloria Schwarb

Gabriel Schwarb

Claude Schwarb

Nota

Martes 22 de junio a las 10 am en jardines de paz… ojala puedan asistir...