Alberto Abello Vives: Gran intelectual, gran amigo

Spread the love

El ex director de la Biblioteca Luis Ángel Arango y de la Red de Bibliotecas del Banco de la República, estuvo de visita en la Quinta de San Pedro Alejandrino en noviembre de 2018 como invitado especial de la clausura del Congreso Internacional de Historia, Museos y Patrimonio.   

Foto: Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo Quinta de San Pedro Alejandrino

“Una muerte inesperada, un dolor que asombra, no solo por el gran intelectual que fue Alberto Abello Vives, sino por el gran amigo,  quien de manera inesperada ya no está”.

Su vinculación activa a los 25 y 30 años del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, donde exaltó el aporte de nuestra institución a las artes colombianas y su reciente participación en noviembre del 2018 al Congreso Internacional de Historia, Museos y Patrimonio, realizado en nuestra institución, donde fue el invitado de cierre.

Duele profundamente su deceso, fue un gran amigo, muy cercano como familia. Un modelo a seguir, por su entrega a la identidad y a la memoria de nuestra región, por la que trabajó y dedicó toda su vida; dijo la Licenciada Zarita Abelló de Bonilla.

“A él no le olvidaremos, por ese ejemplo que a todos nos dejó de seguir construyendo por ser mejores ciudadanos, pero ante todo por el gran amigo quien ya no está, cuyo recuerdo estará grabado por siempre”, puntualizó.

Así se refirió la Licenciada Zarita Abelló de Bonilla a la sensible pérdida de un aliado especial y fraterno de la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo-Quinta de San Pedro Alejandrino, como lo fue el sobresaliente  investigador y economista samario.

“Su fallecimiento, nos deja una profunda tristeza. Con nostalgia lo recordaremos como un intelectual fascinante, quien fuera uno de los samarios, que se convirtió en un referente a nivel nacional por la forma apasionada como estudiaba sobre el Caribe”.

Recordó su amplia y agudo conocimiento sobre variados temas.  “Con Tom como cariñosamente le llamaba, podíamos compartir largas y amenas tertulias, su excelente nivel de conocimiento permitía intercambiar, conocer y aprender sobre cómo debíamos aportar para el crecimiento de nuestra región”.

El Caribe colombiano pierde a uno de los más sobresalientes investigadores, conocedores de sus necesidades,  quien dedicó su vida no solo a la cultura, sino a muchas de las manifestaciones que la han fortalecido. 

Agregó que siempre recordarán el apoyo desde cada uno de sus frentes de trabajo como el Observatorio del Caribe Colombiano, el impulso desde la Universidad Tecnológica de Bolívar con iniciativas como la Expedición Padilla, donde incluyó a la Quinta de San Pedro Alejandrino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.