NUEVO LIBRO SOBRE LADY TABARES

NUEVO LIBRO SOBRE LADY TABARES

7 agosto 2018 0 Por Agenda Samaria

“Lady Tabares: Amo mi soledad” es un libro que genera preguntas; hurga en la memoria colectiva acerca de los niños de la calle en Colombia; perpetúa a La vendedora de rosas y refleja la realidad de quien no tiene nada y a la vez lo tiene todo, en una vida que parece de telenovela. La pesquisa periodística realizada durante 20 años por Juan Carlos Roque García, su autor, nos permite conocer a la protagonista de esta historia, quien a la vez da oportunidad de cuestionarnos cuán listos estamos para vivir con nuestra soledad y abre la puerta a la reflexión sobre lo que implican la libertad, la compañía y la ausencia, no solo física sino también moral y afectiva, de quienes nos rodean: padres, hijos, hermanos, amigos. Lady Tabares —niña de la calle, actriz natural y estrella de cine, convicta por un crimen que dice no cometió—, ya convertida en mujer y tras recorrer esos caminos de su borrascosa vida, asegura haber aprendido a amar su soledad.

El libro, editado en España por Círculo Rojo es el resultado de una indagación en la que destacan la constancia y paciencia del investigador, quien entrevistó por primera vez a Lady Tabares en 1998, en San Sebastián, durante el festival, y sostuvo con ella la conversación más reciente —de manera formal, presencial, sin tener en cuenta muchos otros contactos por teléfono y correo electrónico hasta hoy—, a mediados de 2015 en su casa de Bello, Medellín. Además de los frecuentes contactos de los últimos tres años a través de las redes sociales y llamadas telefónicas, incluidos los pormenores del emprendimiento personal Lady Rouse de ropa y artesanías que asumió la actriz. Además de la versión impresa en España, Amazon lo comercializa en formato Kindle y en papel, y en Colombia el libro se compra a través de este AutoresEditores.

Juan Carlos Roque / Entrevista de 2015

En el libro se recogen entrevistas realizadas mientras la vendedora de rosas, entonces sin rosas que vender, se encontraba en la cárcel por un crimen, un asesinato que la justicia colombiana dice que sí y otros —como ella misma, por supuesto; su abogado, el cineasta Gaviria y el propio Juan Carlos Roque, más otros amigos y simpatizantes— aseguran que no cometió o pudo no haber cometido, basando esa negación en algo más que dudas razonables pese a las cuales hoy continúa cumpliendo una larga sanción de privaciónde libertad, en su domicilio desde 2014, luego de extinguir 12 años tras las rejas. Desde hace algunos años, Roque García se dedicó a reunir todo lo publicado sobre Lady en los diferentes soportes y, previo acuerdo con los realizadores, creó una página web transmedia en la que se puede escuchar, ver y leer las diferentes versiones en las que se ha contado la accidentada vida de la protagonista de La vendedora de rosas, incluida la canción “Espinas y rosas”, compuesta especialmente por el antioqueño José Fernando Londoño para un capítulo de una serie documental de Radio Nederland producida en 2001 y que recién en mayo de 2015 Lady escuchó porvez primera en la voz de su autor.

El libro es también transmedia porque inserta códigos QR con los que el lector puede escuchar y ver en su smartphone los materiales citados en sus páginas. Édgar Domínguez, periodista, escritor y autor de La niña que vendía rosas, biógrafo de Lady, dice al autor de este libro, refiriéndose al trato dado por el sistema judicial colombiano a Lady: “En este país tendemos a encontrar chivos expiatorios, a victimizar personas, (…) a culpabilizarlas más allá de cualquier ordenamiento jurídico…”, y refiere como contrapartida, en su biografiada, la condición de persona fuerte, recia, capaz, arriesgada y rebelde, resultado probable de un poco de educación monástica que recibió tempranamente, luego de escapar de su casa, y del vivir, también desde temprano, en la dura calle. “Ella se topó con unos fiscales, con unos jueces que todavía quieren castigarla. (…) O sea, que no le perdonan el hecho de que una niña sin estudios, ni primaria terminada, sin ningún mérito de nada, pues llamara tantísimo la atención, se convirtiera en un símbolo”, afirma por su parte Víctor Gaviria. La victimización de Lady Tabares —¿también de muchas otras mujeres en su piel?; ¿de cuantas más en Colombia, en América? — no es solo la extrema de la cárcel, donde pasó parte del embarazo de uno de sus hijos y comenzó a criarlo, sino, además, la ejercida por ese lado de los medios de comunicación —el “lado oscuro”—, de su propio país, sobre todo, para el cual la desgracia humana, si vende, no importa que sea desgracia, ni cuánta sea, más bien al contrario. Desgracia que también puede resultar, y de hecho resulta,en los juegos y rejuegos mediáticos asociados a intereses mercantiles, de la banalización de la persona, de la puesta al sol de toda su vida y de la deconstrucción y suplantación simbólica, en el imaginario público, en correspondencia con tales intereses.

Atento y sensible a eso, el periodista Juan Carlos Roque, con la inclusión en este título de entrevistas realizadas en distintos momentos a lo largo de 20 años a la protagonista de La vendedora de rosas, al director de la película que la hizo famosa, a su biógrafo, a algún que otro amigo de ella y, además, con transcripciones de materiales audiovisuales, despachos de agencias de prensa, entrevistas de colegas de medios colombianos y de otros países, intenta re-construir una Lady fragmentada, o a veces distorsionada, omitida, casi invisibilizada, pese a empeños como el suyo —que aquí mismo se citan o cuando menos se mencionan— de presentarla tal cual es, realmente. O no lo intenta él solo, sino que, toda vez que la vida y la saga de Lady Tabares continúan, y su realidad está tan ceñida por el reflejo mediático y por el imaginario colectivo de todo un país, pues más bien lo que parece trazarse como meta es que cada uno de nosotros,lectores, en colaboración con él nos armemos nuestra propia Lady, con la mayor honradez, objetividad y justicia de que seamos capaces. “Me sumo con este libro al intento de transparentar lo que según ella otros han teñido a su antojo de los colores más diversos”, dice Juan Carlos Roque. Así que, más que deducible, su intención es manifiesta. Desde el punto de vista formal, para lograr lo que todo escritor quiere con sus libros —que los lean—, utiliza entre otros recursos el viaje hacia atrás en el tiempo, mediante la revisión junto con la protagonista, en una computadora, de parte de lo publicado sobre ella, por otros y por él mismo, incluyendo mientras estuvo encarcelada. “Quiero que me cuentes tu historia (…), pero en sentido contrario al de las manecillas del reloj”, invita a su entrevistada. Estilo entre making of y flash back. Quizá se eche de menos en este volumen la inclusión de información, pasajes, anecdotario, de la vida de Lady Tabares como niña de la calle, pero pienso que, conscientemente, el autor decidió que así fuera, teniendo en cuenta que antes existió, existe y es muy conocida la película La vendedora de rosas, vista y vuelta a ver ya por más de una generación, en Colombia y allende sus mares, y que, además han sido publicados el libro de corte biográfico “ LadyTabares: La niña que vendía rosas”; la serie de televisión “ Lady, la vendedora de rosas”, producida por RCN Televisión y Sony Pictures Television, y basada en el libro de Domínguez, y el documental “Lady, mi historia”, de la periodista Natalia Orozco.

Para Lady, quien considera que en la vida todo pasa y que “solo hasta que lo vives puedes comprender lo que es estar en el zapato del otro”, su propia historia entraña una moraleja que, a petición de Juan Carlos Roque, ella resume así: “No duden que en esta vida estamos de paso, no teman equivocarse, pero tengan la firmeza de volver a levantarse y sentir seguridad de que se puede ser mejor si aceptamos esos errores y aprendemos de ellos”. ¿Cómo explicarnos a quien así discurre? Víctor Gaviria, quien la conoce bien, le dice al autor de este libro ahora en sus manos: “Tenemos que entender qué ( Lady Tabares) es ese personaje, único de la vida nacional, que no sabemos si es ficción o es real, pero un personaje que ciertamente nos está diciendo quiénes somos nosotros”. “Amo mi soledad y aunque ahora estoy viviendo una etapa muy bonita, porque es muy bello todo lo que vivo con mi familia, reencontrarme con tantas personas… quiere decir que de una u otra manera he seguido vigente, aunque en mi ignorancia crea que estoy sola. O que me he sentido sola o esas cosas. Mentira, es que estaba ahí muy acompañada… Entonces siento que, incluso así, con todo lo que he vivido, yo como que no he vivido todavía. Me siento como si todavía no hubiera salido del cascarón, que tengo como mucho por vivir. Necesito vivir mucho, con mis hijos, con mamá, con mi vida, con mi mundo, con todo. Y ahora es cuando yo vengo a aceptar esa realidad verdaderamente, a reconocerla, de lo que era la fama de Lady Tabares”.

Feria del Libro del FCE en Santa Marta
CANTAPÁJAROS creación de teatro local con proyección de largo aliento