Bosqueconcierto es el proyecto musical colombiano que fusiona el conocimiento científico con la lúdica y se presenta en formato de conciertos para niños, para todos los niños, incluido el niño interior y el público infantil, que los niños de Zona Bananera, invitados especiales de Cajamag llegaron en una caravana de varios buses dispuestos por la Caja. El Portal de la infancia de Mincultura adquirió los derechos de varias de las canciones de proyecto Bosqueconcierto.

Su productora, la samaria María Victoria Socarrás Vives, publicista, escritora y gerente de BosqueConcierto escribe para Agenda Samaria el perfil de Roberto Camargo en la fecha de su cumpleaños.

DE JUGLAR Y TROVADOR A CANTAUTOR

Por MARIA VICTORIA SOCARRAS VIVES

La primera palabra en el referente colectivo de quienes conocen y siguen de cerca la carrera musical de Roberto Camargo, es juglar. Roberto es un juglar. El termino juglar nació en la Edad Media y lo portaba la persona que de pueblo en pueblo iba divirtiendo a la gente con sus canciones, bailes, juegos de palabras, narración de leyendas, chanzas o leyendas.

La juglaría está asociada desde ese entonces al entretenimiento y todos sus derivados.

En la cultura musical del siglo XX, la imagen de cantautor se asociaba a la fusión del trovador que ejercía la función de autor y creador y del juglar que era lo mismo que decir actor e interprete, de ahí que Roberto en su quehacer cantautoril sea referenciado como juglar.

©Foto: Bosqueconcierto.com

Roberto Camargo es hijo de padre santandereano y de madre guajira, nació en Bucaramanga y muy pequeño se lo llevaron para Riohacha. Con Santa Marta atesora lazos afectivos importantes para él, porque en este lugar se dio la recuperación de una dolencia que tuvo en su infancia.  Años después se radicó con su familia en Bogotá.

La obra musical de Roberto lleva consigo la nostalgia por la Guajira que adora y que está congelada en el tiempo, la imagina, la transforma, la hace verso, música. Su obra sabe a letra sin tiempo, a historias que se cuentan, a amores, a amigos, a Casiopea su guitarra, a bares que quedaban en la Calle 45 entre carreras 30 y 7ma en Bogotá donde Roberto cantaba refundido entre poetas, cuenteros y músicos al tiempo que estudiaba Diseño Industrial en la universidad Nacional.

Sabe a Remedios su madre y a su arroz de camarón, a muchas hojas escritas, a tinta fresca, a cuerdas gastadas.

Siendo un mamagallista por excelencia, Roberto se dio cuenta que podía dar toques de humor a sus canciones, es así como comienza a incursionar en escenarios de comicidad alternos a los escenarios cantautoriles, con una propuesta escénica que el mismo denominó “StandUp Concert” o comedia musical, que no es otra cosa que “monólogos hilarantes sazonados con sus propias canciones”.

En la costa Atlántica colombiana, se define el principio de la creación juglaresca desde la música y no desde el verso. Sin embargo, la poesía juglaresca y la música van unidas, y la juglaría nace cantando. Los juglares iban por los pueblos a lomo de mula, cual Francisco el Hombre cantando historias, matando el tedio, acompañados de una guitarra o acordeón generalmente. Eran juglares si cantaban las historias que escuchaban de otros y eran trovadores si lo hacían con sus propias letras.

©Foto: Bosqueconcierto.com

Cuando Roberto cursaba sus últimos semestres de universidad, ingresó a trabajar como museógrafo en Maloka.  Ahí conoció a Alfredo Rojas, historiador y profesor de Historia, y a Jorge Enrique Franco, licenciado en Educación Ambiental. El centro interactivo Maloka fue el ambiente perfecto para que naciera el Bosqueconcierto, un concierto de canciones sobre la relación entre el bosque y los astros, que genera un acercamiento afectivo con la naturaleza que nos rodea, al tiempo que nos reconocemos como pieza dinámica dentro de un hábitat.

El Bosqueconcierto se presentó el pasado sábado 25 de Noviembre en el teatro Cajamag Pepe Vives Campo en la franja Matinales de la alegría, ante un hermoso público de niños y niñas de la zona bananera.

Roberto es un juglar en la ciudad de cemento, un trovador en constante creación y exploración, un contador nato de historias, un fiel creyente de sus sueños.

MARIA VICTORIA SOCARRAS VIVES

 

ver




La Navidad es música con Cajamag -I-
Unión y compromiso ético: El pacto firmado en Cumbre Casa Grande Caribe en Santa Marta

Comenta y comparte en redes: es el comienzo del diálogo.

A %d blogueros les gusta esto: