Alquimia de la luz de Alfonso Ariza

Alquimia de la luz de Alfonso Ariza

12 mayo 2014 1 Por Agenda Samaria

Un artista por herencia e inmersión directa en el arte combina su pasión de biólogo para dar vida en lienzos y papeles especiales con técnicas milenarias de preparación de colores con minerales de colores metálicos, plasmados en una técnica que exploró en Japón.

Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo en La Quinta de San Pedro Alejandrino inaugura la exposición “Alquimia de la luz” el miércoles 14 de mayo a las 7:00 p.m.

Informe de Agenda Samaria para el programa La Quinta de Unimagdalena Radio en los 91.9fm ( Jueves 6:00 p.m. )

El artista habla de su obra

ALFONSO ARIZA RUBIO

Nace en Santa fe de Bogotá, el 4 de Noviembre de 1960, graduado en la Universidad de Los Andes y con especializaciones y Maestría en Tama Art University de Tokio. En 1984 visita el Taller del Maestro Oswaldo Guayasamín (Quito, Ecuador) donde exhibirá posteriormente. En 1985 visita los principales museos europeos y la exposición Renoir, en 1990 visita la exposición Velásquez y Van Gogh, así como la muestra Arco. Realiza estudios con los pintores Yasumichi Ichikawa, Kayama Matazo, Yasuo Ueno, Yoshiyuki Nakano, Yoshiteru Nomura, Tetsuo Matsumoto, Fuku Akino, etc. Quienes se cuentan entre los más famosos artistas contemporáneos. Realizó cursos de especialización en grabado con Ángel Alfaro y Técnica Hyter con Juan Valladares director del taller 17 de París. Actualmente está dedicado a la pintura y el yoga.

Ariza_4

CRÍTICA

“Alfonso Ariza ingresó muy precozmente a la actividad artística, -siendo apenas un niño- realizó sus primeras exposiciones en la década de los sesenta. Fue con la orientación de su padre, el maestro Gonzalo Ariza, que desde los mismos comienzos de su vida se aventuró a jugar y a experimentar con los colores y a partir de allí tomo su propio camino creativo.

Ariza_1Años más tarde, gracias a una beca del Ministerio de Cultura de Japón, que obtuvo en la década de los noventa, pudo realizar una larga estancia en ese país, en donde conoció de cerca los conceptos y técnicas artísticas tradicionales y reorientó su interés en el arte, en la pintura y por supuesto en el paisaje. Es así como aprendió a preparar sus propios pigmentos a partir de piedras semipreciosas, que muele y convierte en polvos de intensos colores que luego mezcla para realizar sus pinturas.

A su regreso al país el conocimiento del paisaje que aprendió de oriente se articuló con lo que ya había aprendido de la tradición occidental, llevándolo a un nuevo encuentro con los diferentes lugares geográficos que incluyen las selvas, los ríos, los mares y las montañas, en diferentes momentos del día.

El maestro Alfonso Ariza presenta en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo de la Quinta de San Pedro Alejandrino de Santa Marta, su obra más reciente que consiste en una serie de pinturas que abordan distintos parajes que responden a los intereses creativos que lo han acompañado a lo largo de su carrera y que continúa explorando día a día”.

Mariana Garcés Cordoba
Mensaje de la Ministra de Cultura con motivo de la Exposición Alquimia de la Luz

Ariza_3“Alquimia de la Luz es la posibilidad de adentrarse en el paisaje, una experiencia sensible en la que el espectador se asoma a selvas que coinciden con geografías lejanas y al mismo tiempo, cercanas. Es dejarse arrastrar por el mar y su impredecible oleaje, para finalmente ser guiado por luces que sugieren diferentes ángulos visuales, cuidadosamente plenos de detalles que capturan no solo las particularidades del espacio geográfico, sino su espíritu.

Esta ventana pictórica, no es simplemente una mezcla de técnicas e influencias; sino un encuentro espiritual entre el arte, la naturaleza y sus diferentes elementos. Los cuales, al igual que la misteriosa y antigua práctica de la alquimia, se convierten en particulares momentos de luz que sugieren profundidades y paisajes impredecibles.”

Stefannia Doria -Curadora del Museo Bolivariano-

 “En fin, la propuesta de Ariza, El Joven tal vez tenga un mensaje que solo puede percibir una minoría elegida, aquella misma minoría que ama la perversa belleza que nos propuso como estética un poeta de la estatura de Edgar Allan Poe. Es la concepción del arte como viaje a zonas insoldables del alma humana. Por ello los “paisajes” de Alfonso Ariza desvelan en la geografía colombiana “el oscuro pedernal” que descubrió el gran Porfirio Barba Jacob en el alma de los colombianos.

Por entre los caminos que se bifurcan en las montañas, deambula solitario Alfonso Ariza. Camina por las soledades de los páramos. Las tierras altas y yermas, pero no baldías. Penetra en la entraña de la confrontación “

Ariza_2Germán Santamaría

“Colabora con la singularidad de la pintura de Ariza, su técnica y su manera de producir imágenes. Sus materiales, piedras semipreciosas molidas hasta el polvo y aplicadas con agua y cola de acuerdo con la más ortodoxa metodología japonesa, al igual que el uso de la laminilla de oro y plata, producen unos efectos cromáticos deslumbrantes. El azul radiante del lapislázuli, el atractivo verde de la malaquita, el rojo vivo del coral, el blanco trasparente del cuarzo, las tonalidades en general iridiscentes de los minerales, producen valores tonales únicos, vivos, cambiantes, permitiendo comprender plenamente las razones del artista para bautizar esta exposición como alquimia de la luz.

Como es natural, esta manera de pintar produce una especial textura, de tal forma que las superficies de sus obras pueden pasar de la tersura a la granulación según las prioridades de la representación. Y estas calidades texturales colaboran igualmente con la manera como sus lienzos se apropian de la luz y la proyectan, como la absorben o la reflejan, como se impregnan de su energía y como se producen cambios debido a sus efectos.

También le interesa a Ariza en contravía del arte contemporáneo, la representación, plasmar una imagen de algo que puede ser reconocible pero que no es remplazable por la realidad puesto que la manera de representarlo le otorgó una calidad única y una carga de ideas, sentimientos y emociones que la singulariza y que impone la manera cómo debe apreciarse, o mejor cómo debe experimentarse, disfrutarse, meditarse.”

Eduardo Serrano

RELATIVO

HUBERT ARIZA en El Tiempo

“Pinturas de estilo japonés”

Andrés Gordillo con "Ficción de la imagen" en la Alianza Francesa
"Mi cuerpo una zona de guerra"