En el centro Cultural San Juan Nepomuceno y su Museo de Arte, hay actividad de carnaval comenta Enrique Moreno Campo;  y resucitó FUNDAPESCAITO -al menos en nuestra bandeja de entrada, porque hace rato no se reportaban con Agenda Samaria-

Un conversatorio sobre el carnaval, en esta oportunidad tendremos como invitado al Señor Armando Lacera Rua hablando sobre el “Carnaval en Santa Marta y la región”, Alaín Manjarrez conversando sobre el “Carnaval en Pescaito” y Alvaro Rosado presentando “la Champeta y el trasfondo cultural en el carnaval”. Además se realizará una muestra de arte sobre carnaval donde diferentes artistas han deseado plasmar con sus piezas todo sobre este tema, acompañado con la presentación de tambores y danzas afro a cargo de Fabricio Fonseca y el grupo KURUKAN FUGA dirigido por el Chileno Hans Lavin, quien está radicado en la ciudad de santa Marta, éste grupo se conformó en la localidad de Taganga, aproximadamente hace un año,  sus integrantes son músicos de diversas partes, como Ibagué, Cartagena, Argentina y de Santa Marta; los ritmos que nos presentan son netamente africanos de Guinea conakry ritmos como, mendiani, kuku, dunumba, soli, djole entre otros.

El Bailarín Fabricio “Fafo Marquez” es docente, bailarin y director de le fundación Esencia Africana, a venido estudiando e investigando ritmos y danzas africanas fusionándolas con las afrocolombianas y otras danzas afrolatinas, como la afrocubana, afroperuana, afrobrasilera  y la disciplina contemporánea.

Todas estas actividades permiten sensibilizar y ahondar en las fiestas, carnavales y comparsas que ha tenido Santa Marta a lo largo de su historia, evidenciando las raíces históricas durante esta celebración carnestoléndica.

El Museo de Arte de la Universidad del Magdalena y Fundapescaito realizan esta alianza para promover un espacio académico para encontrarnos, percibir nuestras diferencias y pensar desde la fiesta y el patrimonio cultural.

El término carnaval, ligado simbólicamente e históricamente a la fiesta pagana en confrontación con celebraciones religiosas, impone un espacio y un tiempo de ruptura con la cotidianidad y sus normas. En tiempos de carnaval y fiesta, es posible vivir en un mundo satírico, soñado, de denuncia, de burla, de risa, de multiculturalidad y de posibilidades de expresión que en otro contexto no hallarían el mismo sentido.»

Diseño y Fotografía de Enrique Moreno Campo: Obra del Carnaval del barranquillero Alejandro Dominguez